Adicción

El discurso hegemónico tiene el descaro de denominar de anti sociales a los “drogadictos”, siendo un completo producto de la falta de espacios y oportunidades generadas por una sociedad injusta y desigual.

Este discurso es además cínico, ya que nuestras sociedades disfrazan y ocultan un enorme consumo de drogas lícitas e ilícitas por una numerosa parte de la población en la esfera más privada, alrededor de toda clase social, grupo etario e incluso al interior de las clases gobernantes.

Pero el discurso hegemónico además es destructivo al reproducir y legitimizar muchas otros hábitos y productos nocivos para el ser humano, de índole completamente adictivos. El consumismo es sin duda el más preocupante. Nuestros hábitos de consumo están impregnados en todas nuestras prácticas sociales, sin siquiera darnos cuenta. Lo profundo da paso a lo superficial.

En una sociedad completamente adicta al dinero, la rehabilitación del capitalismo es prácticamente imposible sin cambios paradigmáticos revolucionarios.

 

Nico Riethmuller

Director – El Diario Judío

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.