Un mundo con paz a la baja

por ALLAN BORTNIC, Director Audiovisual, PU. Católica.

 

Con el alza de los militantes islámicos en Irak, y la situación cada vez más compleja en Siria, sumado a la guerra entre Israel y Hamas, y de paso el vaivén tipo western que hay entre Rusia y Ucrania (avión comercial derribado incluido), a veces es fácil sentir que el mundo entero está en guerra. Así nos lo retratan los medios, independiente de su falta de objetividad. Eso sin contar todos los otros conflictos y crímenes en tantos otros lugares que los medios ni siquiera reportan, los que no venden.

Aunque quisiéramos creer que la paz en el mundo sí es alcanzable, entre John Lennon y Nelson Mandela, la evidencia apunta a que vivimos en un mundo de constante conflicto. De acuerdo a un think-tank que produce una de las medidas líderes de “sosiego global” (mal traducido del real ‘global peacefulness’), las cosas sólo están empeorando. Puede parecer desolador, pero de los 162 países que cubrió el Instituto para las Economías y la Paz (IEP – http://www.visionofhumanity.org/#/page/indexes/global-peace-index), sólo 11 no estuvieron involucrados en un conflicto de ningún tipo.

Desde el 2007, el mundo como un todo se ha ido tornando cada vez menos pacífico, un cambio drástico desde la tendencia previa – alejarse de los conflictos – que venía desde el fin de la segunda guerra mundial.

El Reino Unido, por ejemplo, está relativamente libre de conflicto interno, lo que podría pensarse fácilmente como un territorio que vive en estado de paz. Pero su involucramiento reciente en luchas foráneas en Afganistán, además de un alza en su militarización, se traduce a que Gran Bretaña recibe una calificación bastante baja – 47avo en total – en el Índice de Paz Global. Luego, hay otros países que no están involucrados en ningún conflicto foráneo – como Corea del Norte – pero que se encuentra cargado de conflicto interno y divisiones de todo tipo.

La investigación del IEP concluye que si quisieras vivir en un país completamente pacífico, las posibilidades son escasas. La lista de los que obtienen una puntuación baja de todo tipo de formas de conflicto son: Suiza, Japón, Qatar, República de Mauricio, Uruguay, Chile, Botswana, Costa Rica, Vietnam, Panamá, y Brasil, aunque estos países tampoco están completamente exentos de otros problemas que pudiesen llevar a conflictos a lo largo del tiempo.

En Brasil y Costa Rica, el nivel de conflicto interno puede estar en el menor posible, pero el acceso civil a armas pequeñas y posibilidades de luchas armadas, son preocupantemente altas. Suiza está famosamente exento cuando se trata de cualquier tipo de conflicto externo, y tiene un muy bajo nivel de riesgo de conflicto interno, pero pierde puntuación en el índice general, por su proporcionalmente enorme tasa de exportación de armas por cada 100.000 habitantes.

El IEP señala que para un país puntuar lo más bajo posible, en todos sus indicadores de conflicto, debe no haber estado involucrado en el último año en: “incompatibilidades que conciernan al gobierno y/o territorio en el cual el uso de fuerza armada entre dos partes, de la cual al menos uno es el gobierno de un estado, resulte en al menos 25 muertes relacionadas con la lucha.”

El Índice de Paz Global mide los datos hasta el final del último año, lo que significa que el estado de conflicto internacional actual es peor de lo que el estudio sugiere. Con las protestas del Mundial de Fútbol de la FIFA, todavía latentes en la memoria colectiva, Brasil seguramente saldrá de la lista de países pacíficos para el 2015.

La directora del IEP, Camilla Schippa, advirtió que el estado de paz en nuestros tiempos ha estado “lenta, pero constantemente bajando” en los años recientes. “Los shocks económicos y geopolíticos, como la crisis financiera global, además de la Primavera Árabe, han dejado a los países en mayor riesgo de caer en conflicto. En el último año, hemos visto un alza en actividad terrorista, un resurgimiento del conflicto en Gaza, y ningún tipo de resolución a la crisis en Siria e Irak.”

“Fuera de Medio Oriente, la inquietud civil se ha convertido en una rebelión armada, y ha ocurrido un alza de violencia en Sudán del Sur, y la República Democrática del Congo. La continua inquietud global significa que es poco probable que en el corto plazo esta tendencia se revierta.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s