El judío antisemita

por VANESSA HITES, Est. Derecho, U. de Chile. Directora de Educaciòn, Federación de Estudiantes Judíos.

 

“Lo voy a poner de esta forma, ¿los odiamos porque están donde no pertenecen o porque donde están se agrupan entre ellos? ¿porque son apretados con el dinero o porque lo dan en exceso? ¿porque son bolcheviques o porque son capitalistas? ¿quieren saber la verdadera razón de por qué los odiamos? Los odiamos porque los odiamos, porque existen, porque es de nuestra naturaleza, así como al hombre le gusta la mujer, ama a sus hijos, teme a la muerte, odia al judío. No hay razón, y si la hubiera alguien trataría de contradecirla y los odiaríamos aún mas.”

La película “The Believer” trata sobre Danny Balint, un estudiante brillante pero problemático de una yeshiva que se transforma en un violento neo nazi. ¿Un judío antisemita? Sí. Danny es una contradicción viviente ya que el antisemitismo después de todo es una forma de practicar el judaísmo. Danny estaba escondiendo desesperadamente algo y compulsivamente tratando de llevarlo a cabo al mismo tiempo; nazi de día, judío de noche. La gente siempre ha sido atraída hacia la contradicción.

Este personaje tiene una actitud irreverente a Ds, debate con su profesor la legitimidad de un Ds omnipotente que permite el mal en el mundo. Danny se basa en el comando de Ds a Abraham a matar a su hijo al monte Moriah. La idea es infundirnos terror y “los judíos son muy buenos para vivir asustados”.

El principal problema es teológico. Danny ha penetrado hasta el corazón de la religión judía mediante la comprensión que el judío adora la nada, eso es lo angustiante, a diferencia del cristiano que adora a Cristo, “los judíos no quieren nada más que la nada, la nada sin fin”.

“El verdadero judío es un vagabundo, un nómada. Lo universaliza todo, solo compra, vende, invierte capital y manipula los mercados. Ellos toman la vida de un pueblo enraizado a una tierra y lo convierten en una cultura cosmopolita basada en libros, ideas, números. Esta es su fuerza. . . Tomé las grandes mentes judías: Marx, Freud, Einstein. ¿Qué nos han dado?: el comunismo, la sexualidad infantil y la bomba atómica. Se han tomado un mundo construido sobre el orden y la razón, y nos arrojaron en un caos de la guerra de clases, los impulsos irracionales y la relatividad, un mundo en el que la existencia misma de la materia y el significado está en duda. ¿Por qué? Debido a que el más profundo impulso del alma judía es desentrañar la trama misma de la vida hasta que no quede nada más que nada. La nada sin fin.”

Este negación conduce inevitablemente a la violencia, ya que la violencia es una manifestación de la voluntad arbitraria y autónoma, es la única manera que la persona que actúa pueda afirmar su existencia en un mundo sin Logos. La violencia es una forma extrema de autoafirmación que se contrapone hacia el “no-ser” al que el judío está expuesto solo por el hecho de ser judío.

Los judíos antisemitas están en la vanguardia de todas las campañas de desprestigio en contra de Israel y en apoyo de aquellos en medio oriente que desean “aniquilarlos”. Algunos judíos de hoy son líderes en las campañas de boicotear y desinvertir Israel, hacen peregrinaciones a los campos de Hamas y Hezbollah animando a los terroristas. Muchos son pioneros en las campañas que tildan a Israel de un estado apartheid y lo estigmatizan como un equivalente a la Alemania nazi.

Richard Goldstone, un juez judío y antisemita, demonizó a Israel en una comisión de la ONU. Gerald Kaufman, un miembro del parlamento británico, comparó a los terroristas en Hamas con la resistencia del gueto de Varsovia y tildó a Israel de ser una entidad nazi. Shlomo Sand, profesor de historia de la universidad de Tel Aviv, publicó un libro donde dice probar que los judíos no son verdaderamente “personas”. Ariel Toaff, otro profesor difama el mito del libelo de la sangre, uno de los mitos fundacionales del antisemitismo.

Algunos piensan que el antisemitismo judío es en parte un intento para ganar aceptación social en un ambiente hostil hacia los judíos. Este tipo de judío es uno que ironiza al judío, pero no por pudor, sino por vergüenza. La sonrisa del antisemita judío es la doble vergüenza que siente un hombre, primero por ser antisemita y luego por ser judío.

El judío antisemita se experimenta como verdaderamente alcanzado por la crítica antisemita, entonces proyecta sobre los otros judíos la imagen odiosa que se hace de sí mismo. Es un hombre que se toma en serio la crítica antisemita pero que no tiene la fuerza ni la posibilidad verdadera de manifestar esa creencia en la nocividad profunda de los judíos, puesto que tendría que condenarse a sí mismo.

La enfermedad del judío antisemita no solo ilustra la ausencia de “normalidad” entre la comunidad judía del siglo XXI, sino que amenaza con la propia supervivencia de Israel y las comunidades judías de todo el mundo. Se trata de una industria en crecimiento que pone un sello perverso de aprobación a los planes de genocidio concebido por distintos grupos.

Dentro de su contradicción, Danny llega a una conclusión interesante. Cada vez que alguien trata de destruir a los judíos, éstos vuelven a surgir de la nada, más ricos, más poderosos, más exitosos. Después de la esclavitud en Egipto, se creó una nación, se hicieron más duros con los pogroms, Auschwitz dio pie para la creación de su estado. El sufrimiento del pueblo judío es lo que los hace genios. Aquí es cuando concluye que hay que amar a los judíos, recibirlos con los brazos abiertos y solo así se creará la verdadera asimilación. “Si Hitler no hubiera existido, ellos lo hubieran inventado” porque sin tanto odio hacia ellos, el tan llamado “pueblo elegido” desaparecería, se mezclaría con el resto, sería solo uno más.

En fin, dentro de la mente de Danny, ser judío es sinónimo de la indeterminación de la vida social humana postmoderna. El odio de Danny surge de una búsqueda desesperada para buscar una identidad esencial, una identidad que no ofrece el mundo postmoderno. Danny se (auto) odia porque él mismo es profundamente modernista y preocupado por su indeterminación en la vida, y se da cuenta que no puede tolerar ser “indeterminado” y arremete contra lo que percibe que es la fuente de esa sensación de desarraigo, su judaísmo.

El personaje se da cuenta que la realidad humana es una construcción social, y un mundo 100% construido socialmente inevitablemente conduce al relativismo total. Darse cuenta de las inconsistencias y contradicciones que son inherentes a las instituciones y estructuras de nuestra ordenación socialmente construida, provoca en Danny los odios más profundos e irracionales, no solo contra lo social, contra el otro, sino contra lo más esencial de sí mismo y su identidad.

Anuncios

9 Respuestas a “El judío antisemita

  1. Vi esa pelí de forma random hace un tiempo…i le falta explorar lo que dices en tu ensayo (encontré que la peli agarraba un concepto genial….y lo explotaba pésimamente).

  2. La cagó el tema interesante para explorar, y muy buena reflexión al respecto. Creo que el fenómeno del judío anti-semita no es tan extraño como suena, y debe ser bien parecido al fenómeno del “hijo desadaptado”. La caricatura del niño que crece en una casa ultra conservadora donde nada se cuestiona nunca y con padres cerrados de mente y poco permisivos, retiene una chispa de rebeldía, que reprimida por tanto tiempo desemboca en un quiebre radical de este con sus padres cuando se va de la casa. Quizás cuando no se encuentra cabida para la individualidad, la respuesta es llevar todo a extremos, para marcar una diferencia real. Sería bueno plantear como un desafío tener la responsabilidad nosotros de que no existan más judíos anti-semitas, haciendo sentir a todos que la comunidad es de verdad un espacio abierto, donde ninguna opinión es mirada en menos.
    Felicidades por el artículo, saludos

  3. Vanessa, creo que tu ensayo daba para mucho más. Encuentro pésimo declarar que Goldstone es antisemita (de hecho no lo es a pesar de su reporte y que posteriormente se retractó de parte de este). Shlomo Sand tampoco es antisemita, pero llega al filo de serlo. He leído y tengo sus libros y sus tesis son de tipo académica con tinte marxista . Otros como Chomsky o Finkelstein son antiisraelíes y le hacen un flaco favor al sionismo con sus opiniones.

    Al que sí tildaría de judío antisemita con todo es a Gilad Aztmon.Creo que es el único que realmente cumple las condiciones de las que escribes arriba. Su libro “The wandering who?” es el que lo delata.

  4. Gracias a tu artículo acabo de verla. Creo que si bien se basa en una historia real, la película pretende ser universal con respecto al sentimiento antisemita, más allá de la paradoja del judío-antisemita. La interpreto como que el antisemitismo es un odio en bruto buscando razón de ser. Por eso no importa lo que hagan los judíos, el odio es anterior a sus acciones, son el ‘pueblo elegido’ como foco del odio colectivo. El discurso final de Daniel le da toda la vuelta al antisemitismo, para destruirlos no basta con odiarlos, debemos amarlos: “Miren lo que se consiguió con la muerte de un judío (Cristo). Imagínense si los matáramos a todos”

  5. No vi la película. En principio si es una historia no es ningún testimonio real, no hay validez para esta historia inventada. Quiero compartir unas líneas como Judía criada en ambiente secular, y eterna estudiante de Tora y por un tema de búsqueda de misión personal y camino , puedo decir que el judaísmo es nuestro camino para andar por la vida. Es el manual, la brújula para tomar decisiones provechosas y productivas, para aprovechar y ordenar nuestra energía cada instante de la vida. Conectarse
    correctamente con nuestra escencia, el
    y el creador. Se aplica en.todos los tiempos y circunstancias. Judíos que aplican mal su energía hay.siempre. Aprendamos a usar bien el manual. Tenemos mas de una vida para ello…les deseo suerte en su busqueda personal y camino de vida….conversen del tema con sus rabinos de confianza…
    SG

    T
    Tiep
    tiempo para eso. Por
    eso hay que saber como aplicar los
    universales del judaismo a todis los tiemp

    • susy, la película si esta basada en una historia real. Concuerdo con lo que dices pero a veces no hay que creer todo ni seguir dogmas con los ojos cerrados. Creo que lo importante es desarrollar un espíritu crítico para poder analizar lo que dicen y poder adaptarlo a nuestros tiempos y necesidades. No reprimamos nuestras dudas! que fue eso lo que finalmente llevo al personaje de la película (y al de la vida real) a esta situación tan extrema. Usemos el judaísmo como un derej, un camino pero no caminemos por el con los ojos cerrados y fomentemos el debate y discusión dentro de la comunidad.

  6. Susy no vió la película ni se va areferir al tema del artículo, sólo escribe para aconsejar que “conversen del tema con sus rabinos de confianza”. Si es broma, es buena. Si es en serio… también es una buena broma XD

  7. Estoy en completo acuerdo con estos judios antisionistas. La verdad es que Israel no tiene razon de ser al igual que el estado islámico o cualquier estado fundamentado en la religión. Es más, Israel incluso sigue colonizando hoy en dia tomando tierra a la fuerza al igual que el Isis, en nombre de la religión. Y que unos sean desarrollados y los otros no no significa nada, es solo coyuntura temporal, recordemos que los desarrollados antiguamente era otros y los cientificos eran otros sino pregunten a quienes desarrollaron por primera vez la fisica, quimica, matematica, medicina, musica, etc (los arabes).
    Israel es un estado criminal y eso debemos reconocerlo. Por mas que hayan buenas intenciones en algunos de sus miembros la verdad es que el gobierno actua solo y no toma ninguna de esas buenas intenciones.
    Israel trata a todas luces de hacer que los judios del mundo se sientan con la obligacion de defender a Israel pero eso debe terminar. Yo no veo a mis amigos cristianos defendiendo a Rusia por ser un estado cristiano o amigos musulmanes defendiendo a Iran o que se yo a quien. El ser judios no nos hace israelies. El ser judio no me da derecho a un pedazo de tierra, un libro no me va a decir que yo debo vivir aca o allá. Los grupos religiosos no tiene derechos per se, y si, los judios somos solo una religion, está geneticamente comprobado.
    Not in my name.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s