El desafío de someter a una memoria conjunta a árabes y judíos para la superación del Conflicto en el Medio Oriente.

por OHAD OR, BA en Administración de Empresas, LLB en Derecho, IDC Herzlyia. Est. MA en Resolución de Conflictos y Mediación, U. de Tel Aviv.

No hay conflicto, especialmente mortal que no implique la pérdida. Estas pérdidas, a menudo no reconocidas, son el combustible de los conflictos. Muchas personas con la esperanza de superar los conflictos, finalmente sus esfuerzos son en vano por la perpetuación del mismo en sus instintos de competencia y ganar frente al resto, esperando que de alguna manera puedan compensar lo que se ha perdido. Pero por supuesto, esto es ilusorio, y cuanto antes estos daños permanentes se reconozcan, más fácil será centrarse en las jugadas concretas que deben realizarse para poner fin al conflicto, negociar y comprometerse en las diferencias, y comenzar a reconstruir las vidas de las personas.

Como un ciudadano judío, israelí y nieto de sobrevivientes del holocausto, creo que cuando se trata de abordar el conflicto árabe-israelí, tiene que haber una comprensión por parte de las diferentes partes involucradas en el proceso que la resolución creativa debe responder a la rabia profunda que los Judíos sienten hacia el mundo, como consecuencia del Holocausto, el antisemitismo brutal sufrido en el mundo cristiano, y ser ciudadanos de segunda clase y perseguidos en los países islámicos y las sociedades en el medio oriente.

Nuestro pasado y nuestra memoria como grupo todavía se encuentran profundamente arraigados en nuestra mente, lo que se traduce en un bloqueo para confiar en otras personas y creer en ellas. Por otro lado, saltando y esperando el momento en que los otros, los no-judíos, entiendan y se identifiquen con nuestra rabia, nuestro miedo a la aniquilación y nuestra memoria manchada, finalmente, podremos ver solidaridad y comprensión en el resto.

Al centrarse en el conflicto existente con los árabes, imaginemos que además de negociar los temas principales de la distribución de los recursos de tierras y la seguridad, ambas partes deben participar en ayudar a cada grupo a llorar y hacer frente a las pérdidas de cien años, y que sobre todo hoy en día representan sus recuerdos, los que pertenecen a sus padres y abuelos. Nuestra memoria es, por un lado, nuestra existencia, nuestro orgullo y nuestra historia, pero por otro lado, es nuestro problema.

El direccionamiento de la memoria de cada grupo podría ayudar a comprender y ser comprendidos, enfocado especialmente a todos los niños perdidos, esposos, padres y madres, como también la pérdida de tiempo y recursos, los hogares se quedaron fuera de curso y las tierras perdidas. Al decir que los grupos deben llorar lo perdido, me refiero a que el proceso debe comenzar con acercar a las distintas partes para la construcción de la confianza, en la labor de respetar y honrar a las pérdidas de cada grupo y su memoria. En orden de tener éxito, las partes necesitan hablar acerca de las pérdidas y sus recuerdos, siempre y cuando sea necesario y para disfrutar a fondo el pasado en lugar de suprimirlo. Las partes deben visitar a los muertos juntos, enterrarlos juntos de manera simbólica, y conmemorar las vidas perdidas en las mismas ceremonias, articuladaes de forma ​​que lleguen a estar más cerca.

Al tratar de analizar los largos años de conflicto y la colisión entre los Judíos y los árabes, tristemente se puede decir que ambas partes no son capaces y nunca fueron capaces de concentrarse en los valores fundamentales que están arraigados en su religión y tradiciones, que simbolizan tanto y en muchos casos son muy similares. Si miro por ejemplo, a un valor principal como el honor, que tiene mucha importancia tanto en el lado árabe como en el judío, sé que en muchas ocasiones los líderes involucrados en las negociaciones han encontrado la manera de respetar y honrar a sus colegas durante las diferentes épocas y reuniones, pero muy rara vez los gestos se hacen públicos o se sabe entre la gente de sus naciones, y no se da la oportunidad de ser adoptados por ellos.

Como conclusión, creo que las dos partes como parte de su proceso de paz, deben hacer un esfuerzo para honrar las memorias de cada grupo, al mismo tiempo que luchar de forma constructiva sobre el presente, y deben tratar de someter a los recuerdos del pasado que se basan en obstáculos y hacer espacio para un futuro mejor, sin olvidar el pasado y la memoria de la gestión, pero para poder superarla y no construir una identidad de venganza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s