#Siempreporlavida las hueas, ¡aborto seguro ya!

por BENJAMIN TELIAS, Est. Ingeniería en Información y Control de Gestión, U. de Chile.

 

Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, al año se producen 20 millones de abortos de riesgo en el mundo, que ocasionan más de 70 mil muertes. Un dato como aquel no pasa desapercibido, pero en una sociedad extremadamente conservadora como la nuestra las muertes de estas pobres mujeres se esfuman en discusiones filosóficas.

Paradójicamente, los mismos que esconden estas muertes, en nuestro país se hacen llamar “pro-vida”, un grupo de “jóvenes de buenas familias” que bajan hasta Plaza Italia para marchar y hacer escuchar su opinión, o la de sus padres y abuelos. Representan posturas radicales, dignas de los países musulmanes más rígidos, oponiéndose a causas de interrupción del embarazo en situaciones extremas, como cuando el  aborto se realiza únicamente para salvar la vida de la madre, cuando el feto presenta clínicamente malformaciones físicas o psíquicas, o cuando el embarazo es consecuencia de una violación. Pero más allá de cuan en contra estén en estos casos específicos;  su miedo está centrado en que el reconocimiento de estos tipos de aborto se presten para algo más y se termine transformando lo estrictamente terapéutico en  interrupción voluntaria del embarazo.

Es la misma razón por la que los militares, antes de dar paso a la democracia, cambiaron esta cláusula de la constitución, porque discernir entre qué es y qué no es un embarazo viable, puede llegar incluso a ser tan difícil de responder como la pregunta dónde comienza la vida. Si se aprueba una ley de aborto terapéutico, se prestará para “chanchullos”, permitiendo que miles de chilenas terminen abortando sus futuros hijos, presentando diagnósticos psicológicos difíciles de comprobar que consideren inviable la tenencia de un hijo, y que por alguna extraña razón, muchas veces provienen de médicos cercanos. Finalmente, cualquiera podrá abortar, a pesar de no asumir su “inconsecuencia” respecto a los métodos anticonceptivos.

Y justamente, a mí me gustaría que en vez de miles, fueran cientos de miles. Deberían poder tener ese “privilegio” de abortar de forma segura todas las 160.000 chilenas que se atreven a abortar en la clandestinidad, año tras año, y que comprometen sus propias vidas tanto en el sentido físico como jurisdiccional. Y que mejor forma de hacerlo, que aprobando la legalización del aborto.

Dada la contingencia nacional actual, y el cambio de paradigma a lo largo de los años, en que las personas y la  sociedad ya no tienen hijos exclusivamente para reproducir la especie y aumentar la mano de obra; ahora se prioriza el sentido de trascendencia  al momento de concebir un hijo, un paso importante para muchos que le da sentido a su existencia. Por lo mismo, se debiesen tener hijos siempre y cuando se desee y, sobre todo, se pueda.

¿En qué  momento comienza la vida? ¿Cuándo un aborto es matar a una persona? Debemos lograr progresar, a pesar del “vacío” que hay que cae mucho más en la subjetividad que en el respaldo científico. Cada pareja, cada mujer, deben decidir para ellos dónde comienza la vida. Desde una determinada semana, la fecundación pasa a ser un feto, completamente viable desde aquel momento, y ya con sistema nervioso funcional, lo que se entiende como vida desde cualquier aspecto. 12 semanas es el plazo máximo mencionado por las políticas que se quieren implementar hoy en día con el gobierno vigente.

Cada persona debiese ser libre de decidir si tomar o no la decisión de abortar, antes del tiempo establecido y sin poner en riesgo su vida. No es fácil abortar, es un proceso complejo para los involucrados, por lo que toda justificación es válida  si es suficiente para decidir someterse a un aborto. Yo no apelo a que la gente aborte, ojalá sea una medida de última instancia, pero ya es momento que en Chile las mismas mujeres puedan decidir sobre sus propias vidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s