sociedad

Sodoma y Gomorra: buscando 10 hombres justos en las injustas sociedades del Siglo XXI.

por ROBERTO GASSMANN, Est. Derecho, U. de Chile.

Cuenta el antiguo testamento que D’S se comunicó con el patriarca Abraham y le expresó su intención de destruir las ciudades de Sodoma y Gomorra debido a que en estas ciudades la gente era extremadamente pecadora, injusta, promiscua, sin sentido de solidaridad y hospitalidad, y vivían bajo la frase de “lo que es mío es mío y lo que es tuyo es tuyo”. Ante esta intención de D’S de destruir estas ciudades, Abraham suplicó y suplicó y acordaron finalmente que si él era capaz de encontrar a 10 hombres justos que habitaran en estas ciudades, D’S perdonaría la vida del resto y no destruiría a estos dos pueblos. Abraham encomendó a su tío Lot para que lo ayudara en esta búsqueda, pero no fueron victoriosos y las ciudades terminaron siendo destruidas.

Esta historia se dice que ocurrió hace miles de años atrás. A raíz de esto yo me pregunto, de manera muy abstracta, sobre cuáles serían las razones que tendría D´S si hiciera ese mismo trato con un individuo de hoy en día, y cuáles serían los argumentos que daría ese individuo para que esto no ocurriera. Los 10 hombres justos hay que considerarlos como una metáfora de cualidades o elementos de la sociedad, cosas que pasan en el día a día o hechos simbólicos que pueden ser considerados como actos “justos”.

Comencemos por lo más contingente, el sistema educacional. Esta palabra utilizada tan frecuentemente por los medios hoy en día, tiene un significado muy importante. Chile tiene el segundo sistema educacional con más inequidad en el mundo, donde los diferentes estratos sociales no reciben la misma calidad de educación. El estado no garantiza calidad en la educación pública, y el endeudamiento de los estudiantes se hace muchas veces insostenible para su vida futura, entre muchas otras injusticias.

Si consideramos esto como el “pecado” que D’S vería en Chile, ¿dónde estarían esos 10 hombres justos por los cuales el Abraham del siglo XXI nos salvaría de la destrucción? ¿Quién haría la negociación con D’S como con Sodoma y Gomorra? Para este caso en particular, el elemento favorable que tiene nuestra sociedad, el que busca que nuestro sistema social sea más justo, es quizás precisamente el sentimiento de cambio y unión que está propulsando el movimiento estudiantil en sus justas demandas. Existen hoy mucho más de 10 hombres justos, existen cientos de miles de personas que buscan construir una sociedad más justa. En la balanza actual, si bien por un lado está un sistema educativo de una de las sociedades más clasistas del mundo, por el otro está el sentimiento de cambio y unión de toda una generación cansada de las desigualdades e injusticias y que sale a la calle para luchar por un futuro mejor que quizás ellos mismos ni siquiera alcancen a vivir. ¿Qué pesa más?

Moviéndonos un poco de lugar y de ámbito, están las protestas en Jerusalén. Todo partió por un pequeño grupo en la red social Facebook, que exigían que se bajaran los precios del queso cottagge, y a raíz de esto ahora hay cientos de miles de personas en las calles reclamando por los precios en la vivienda, diferencias sociales, problemas con el modelo económico, educación, etc. Este es otro claro ejemplo de cómo a pesar de las enormes injusticias que se desarrollan en las sociedades capitalistas del siglo XXI, de las cuales D’S con toda seguridad está profundamente avergonzado de nosotros y basta con verlas desde arriba para querer exterminarlas como Sodoma y Gomorra, a pesar de eso existe un enorme grupo de miles de personas que se levantan hoy en día contra el sistema desigual, y a través de su lucha son capaces con voluntad y unión de exigir una verdadera Tzedaká, una verdadera justicia social mucho más allá de la vergonzosa caridad que toma lugar en nuestras sociedades y comunidades, buscando dar una solución real a los problemas de la gente.

Como estos dos ejemplos, hay millones de problemas que no fueron ocasionados por gente viviendo en este mundo hoy en día, así como la pobreza, la mala alimentación tanto obesidad como desnutrición, la falta de integración social por grupos que son considerados “distintos” al status quo de un lugar determinado, y tantos otros males sociales y enfermedades que se padecen en la actualidad. Todos estos y muchos más estarían en el lado de la balanza que beneficia a D’S en su decisión de destruir la sociedad injusta actual,  pero en el otro lado, en el lado de la justicia, existen muchos más de 10 hombres justos que están dejando todo de lado por sus objetivos altruistas y buscar una verdadera solución a los problemas actuales. Si Abraham hubiese encontrado a estos “10 hombres justos” (lo que en realidad es una metáfora de elementos y acciones altruistas realizados por grupos sociales y humanitarios) en la sociedad de hoy en día, ¿tendría D’S razones suficientes para destruir a esta Sodoma y Gomorra contemporánea?

Es hora de darse cuenta que estamos en un proceso de creación y de cambio, y este proceso no deja a nadie afuera. El miedo es el opuesto de la esperanza. No hay que tenerle miedo a ser parte de esto. Transformemos la sociedad en una tierra prometida y no en dos ciudades al borde de la destrucción. Nosotros mismos somos D’S y Abraham, está en cada uno pensar a qué lado de la balanza tienden nuestras acciones, y si nos damos cuenta que la balanza pesa más en el lado de lo injusto, darlo vuelta tiene que ser el propósito nuestras tus acciones. Si bien D´S creó el mundo, es tarea del hombre su reparación.

Publicaciones Similares

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *