Refugiados Palestinos: una cuestión pendiente pero no

por EZEQUIEL KOWAL, Lic. Relaciones Internacionales.

Un nuevo aniversario de Israel… Un nuevo aniversario de la Nakba… Un problema de refugiados que aún no se resuelve. 65° aniversario desde que David Ben Gurion declaró la Independencia. A su vez, este suceso, desde el punto de vista árabe, es denominado “la Nakba”, la tragedia, con lo que se marca el inicio del éxodo árabe de Palestina y con esto el surgimiento del problema de los refugiados palestinos. Esta cuestión, aún pendiente dentro de la agenda de negociación, se ubica dentro de los temas centrales para tratar, sí es que se quiere dar una solución al conflicto palestino – israelí.

En los años posteriores a la Guerra de 1948, la comunidad internacional lanzó dos iniciativas para dar una solución al conflicto, especialmente al problema de los refugiados palestinos. Para esto, se basó en la Resolución 194 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, la cual estipulaba el retorno voluntario de los refugiados (llamados Refugiados Árabes en aquel momento) a sus hogares previos a la Guerra de 1948. Ambas iniciativas, la Conferencia de Lausana y la Conferencia de París, culminaron sin éxito, tanto por el rechazo de la representación árabe a firmar un acuerdo general de paz, como a su vez, debido a la negativa israelí a aceptar el retorno de los refugiados hasta que se firme un acuerdo general de paz y no un alto al fuego temporal.

Esta situación llevó a un impasse permanente en la negociación del problema de los refugiados y, a su vez, los constantes conflictos bélicos profundizaron el problema, principalmente después de la Guerra de los Seis Días en 1967, evento que llevó a un nuevo éxodo y a que las Naciones Unidas vuelvan a emitir una resolución llamando al retorno de los Refugiados Palestinos. Desde ese momento, y hasta principios de la década de 1990, no se dio ningún tipo de avance en cuanto a este asunto. Los Acuerdos de Oslo en 1993 consideraron este aspecto en el centro de la agenda, y diversas propuestas fueron negociadas entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina; sin embargo, éste como los demás temas de la agenda de negociación fue dejado de lado con el asesinato de Itzjak Rabin.

Los años posteriores a Rabin tampoco llevaron a ningún avance real, y negociaciones como los acuerdos de Camp David, Taba y las negociaciones informales que llevaron al Acuerdo Ginebra (No Oficial), tampoco lograron establecer ningún tipo de arreglo concreto que ponga fin al problema.

La cuestión de los Refugiados Palestinos se muestra como uno de los asuntos más difíciles de resolver dentro del Estatuto Permanente, incluso más complicado que el tema territorial y el estatus de Jerusalén. En cuanto a estos últimos dos puntos, aunque no exista un acuerdo formal, es muy probable que se resuelvan con base en el Plan Olmert para la Paz de 2008, el cual estipulaba una división territorial, en donde únicamente los bloques de asentamientos judíos en Cisjordania que cuentan con la mayor proporción de población judía serían anexados a Israel, y a cambio Israel entregaría a la Autoridad Palestina territorios en el sur de Cisjordania y en la zona aledaña a la Franja de Gaza. En cuanto a Jerusalén, ésta ya es prácticamente una ciudad dividida, basta con ir a la zona éste de la ciudad y esta división es más que evidente. Lo que queda pendiente es la división de la Ciudad Vieja, en donde las alternativas podrían ser, por un lado, una administración internacional, o por el otro, una división en donde la zona musulmana y la cristiana pasarían a ser parte de un Estado Palestino, mientras que la armenia y la judía quedarían dentro del Estado de Israel.

La cuestión de los Refugiados Palestinos es mucho más compleja que un mero asunto de estrategia geopolítica/social/religiosa. Para poder llegar a dar una solución, tres enfoques principales se deben tomar en cuenta. En primer lugar, está el tema de la definición en cuanto a quién es Refugiado Palestino; en segundo lugar, el derecho de retorno, y por último, las compensaciones a los refugiados.

Israel argumenta que 500.000 árabes de Palestina abandonaron sus hogares, mientras voces palestinas argumentan que fueron más de 900.000, en tanto que la comunidad internacional estimó un número aproximado de 729 mil árabes palestinos. Sin embargo, estos números difieren enormemente de la situación actual. La UNRWA (organismo dependiente de la ONU creado para dar asistencia a los refugiados palestinos) establece que refugiado palestino es: “toda persona que su lugar normal de residencia era Palestina entre el 1 de junio de 1946  y mayo de 1948, y perdió su hogar y medios de sustento como consecuencia del conflicto árabe–israelí de 1948”, pero a su vez, extiende la definición a los descendientes de ellos sin poner un límite generacional. El problema de esta definición es que, al no poner un límite generacional, hoy en día estaríamos hablando de un número aproximado de 5 millones de “refugiados”, en donde muchos de ellos se encuentran viviendo en los territorios palestinos, pero otra gran parte son ciudadanos de terceros países, como Jordania o el mismo Chile con la mayor concentración de palestinos del mundo fuera de Palestina, y a pesar de esto se los sigue considerando como refugiados.

El Derecho de Retorno viene de la mano con el primer tema. Aunque muchas voces siguen alegando por el regreso de los refugiados a sus ciudades de origen dentro del Estado de Israel, en la mesa de negociación es claro que el retorno, en caso de darse, se dará hacia un futuro Estado Palestino, el cual absorbería a los refugiados que decidan regresar. Junto a esto, en la mesa de negociación se debería de tomar en cuenta la capacidad económica y social de absorción de ese Estado Palestino, para poder poner un límite al retorno. Sin embargo, de acuerdo a un estudio de Arie Arnon, economista israelí de la Universidad de Ben Gurion, y de Nu´man Kanafani, economista palestino de la Universidad de Copenhague, se afirma que el número total de refugiados que desearán regresar a un Estado Palestino oscilaría entre 500.000 y 1 millón, esto basado en la posibilidad de mejorar sus condiciones de vida, la afiliación familiar con Gaza y Cisjordania y también el valor que cada refugiado le da a la soberanía palestina y el vivir bajo ésta.

Es en este punto en donde la participación de los estados árabes de la región será determinante. Tomando en cuenta la demografía actual, en la que se consideran un total de más de 4 millones de refugiados, surge la pregunta de qué pasará con los refugiados que no deseen regresar. Es evidente que Israel no los aceptará dentro de su territorio, pero de acuerdo a la situación que enfrentan los refugiados en países como Líbano o Siria, en donde sus derechos son limitados, también es muy difícil pensar que estos países les van a dar ciudadanía. Es por esto que la comunidad internacional deberá interceder para lograr que los refugiados sean aceptados como ciudadanos en esos países. La situación en Jordania difiere de los casos antes mencionados, ya que ahí ya son ciudadanos.

El tema de las compensaciones cuenta con mucho más consentimiento que los demás temas de la agenda. Es claro, y por sobre todo justo, que los árabes que perdieron sus propiedades deberán ser recompensados por esas pérdidas (los estudios del monto de las compensaciones fueron realizados desde el principio en la conferencia de paz de Lausana y de París). Sin embargo, para dar una solución integral al conflicto, sería conveniente que las compensaciones se den como un monto total para el desarrollo del Estado Palestino, ya que de lo contrario, sólo un puñado de los refugiados se verían beneficiados por estas compensaciones. Cabría también analizar las compensaciones a los refugiados judíos que tuvieron que abandonar sus hogares en los estados árabes.

Tanto la Autoridad Palestina como el gobierno israelí tienen en claro la importancia de estos puntos para dar una solución al conflicto, lo que no es claro es la voluntad y acuerdo dentro de las sociedades para llegar a negociar los temas álgidos del conflicto. Llegó la hora, si no es que ésta pasó hace mucho tiempo, en que ambos gobiernos tomen cartas en el asunto y se empiecen a hablar los temas fundamentales para la resolución de este conflicto de décadas. ¿Está dentro de la voluntad de los gobiernos involucrados dar una solución a este tema? ¿Habrá cooperación de los estados árabes o se seguirá usando a los refugiados palestinos como un arma en contra de Israel? ¿Está cercano el momento en que ambos gobiernos se puedan sentar a negociar? Esperemos que estas cuestiones se puedan contestar en un futuro cercano.

Anuncios

Una respuesta a “Refugiados Palestinos: una cuestión pendiente pero no

  1. Quisiera remarcar dos cosas:
    1.- En el origen (no tanto distinto a lo que se ha mantenido): Israel pide paz y los palestinos piden el retorno de los refugiados (muchos de los cuales se fueron voluntariamente y/o por causa de ejércitos árabes). Es bastante natural considerar ambas aspiraciones legítimas… pero hay una diferencia: Israel acepta cumplir la palestina/árabe cumpliéndose la propia, mientras los palestinos/árabes no aceptan la israelí y quieren imponer la de ellos.
    2.- En el caso planteado de la única solución posible (creo yo) de dos estados, se plantea que este retorno sea al nuevo estado Palestino, lo que parece de todo sentido, para que, efectivamente, sea una solución para ambos lados y no solo uno; y, se podría agregar, estos abultados 5 millones no salieron del actual Israel (a lo más fueron sus padres o abuelos), por lo que lo importante es que tengan nacionalidad (que es el caso de todos los refugiados de la ONU que sólo exigen eso). En el caso que estos 5 millones no “deseen” retornar al estado Palestino, sería su deseo… en particular los palestinos que sean y se consideren chilenos u de otra nacionalidad. Más difícil sería el caso, como señala el artículo, de los que viven en Líbano o Siria pero, si su deseo es permanecer allí en vez de ser palestinos de tomo y lomo en su nuevo estado, sería su decisión (lo que no quita que se pueda presionar a esos países que les den nacionalidad, pero en ningún caso, me parece, sería algo imprescindible).
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s