Palestina musulmana: violencia y homofobia

por YOSEF GALLARDO, Hod Chile: Judíos por la Diversidad.

 

Cuando se discute acerca del conflicto palestino – israelí, rara vez se aborda la problemática que atañe a la situación de los homosexuales al interior de los territorios controlados por la OLP y Hamás, específicamente Gaza y Cisjordania. Según informes del área de diversidad de Amnistía Internacional y también de ILGA, organización internacional por los Derechos LGBTI o Minorías Sexuales en el Mundo, hay un sin número de denuncias sobre maltrato, torturas y asesinatos de hombres y mujeres por causa de su identidad lésbica – homosexual, siendo algunos de esos abusos perpetrados por policías y autoridades locales, que justifican los ataques a las víctimas por haber deshonrado el honor familiar y dañado la imagen pública del Islam.

Episodios como éstos difícilmente pueden ser extirpados de una sociedad que de a poco ha aceptado los principios fundamentalistas de un grupo extremista. Es sabido que Hamás en el año 2010 lanzó una campaña para perseguir a los homosexuales y a las mujeres que cometiesen actos inmorales, imponiendo también el uso obligatorio del velo islámico (hiyab), tanto en las escuelas como en las universidades. Esto consta en las denuncias realizadas por la ONG pro palestina llamada “Colegas de España”, quienes a través de comunicados de prensa, acusan una involución de la sociedad palestina que gira a una islamización similar a la República Islámica de Irán, cometiéndose violaciones a los derechos humanos de personas homosexuales que amenazan con hacer desaparecer a toda esta población.

Según la Corporación Colegas, durante el año 2010 Hamás también clausuró las oficinas de Movimientos por la diversidad (LGBTI) en Gaza y Rafah, incluyendo organizaciones de desarrollo femenino y de la infancia. Al día de hoy, la situación no ha cambiado mucho; según el mapa de la tolerancia de ILGA, en los territorios a manos de la autoridad palestina, sigue vigente la ley de 1936 que castiga con cárcel la homosexualidad, dejando también la libertad a la ciudadanía para castigar a los sorprendidos en acto de sodomía y lesbianismo según lo decidan los acusadores, dando espacio a la impunidad y al crimen a través de los denominados asesinatos por honor, que incluyen a las mujeres que inician su vida sexual antes del matrimonio.

Aquellos homosexuales que logran escapar, deben refugiarse en Tel Aviv, ciudad donde a gran diferencia de los territorios palestinos, están permitidas las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, no solo en la legalidad, sino también en todo ámbito social. Este escenario es el resultado del proceso de modernización de Israel y los logros de las diferentes organizaciones LGBTI judías que tuvieron éxito con las primeras reformas como la “despenalización de la homosexualidad” en 1988 por la Knesset, vigente desde la creación del Estado en 1948, o la prohibición de discriminación hacia personas homosexuales en las filas de las Fuerzas de Defensa Israelí, bajo el principio de la Igualdad ante la Ley que se inició con la misma edad de consentimiento del acto sexual en parejas tanto heterosexuales como homosexuales.

Israel se ha transformado en un refugio temporal para estos perseguidos a causa de su identidad sexual, lo lamentable es que no se les concede a todos los asilos correspondientes, pero sí ha creado lazos con otras naciones que reciben a estas víctimas de la persecución y la intolerancia.

Mahatma Gandhi decía que un país, una civilización, se podía juzgar por la forma en que trataba a sus animales, nosotros como Hod creemos que una civilización puede subsistir y reinventarse en la medida que logre respetar a la diversidad e incorpore estos principios de manera progresiva a la sociedad. De no ser así,  estará destinada a ser parte del recuerdo y la incultura.

Esperamos que más temprano que tarde, palestina pueda ser libre del fundamentalismo y también de la homofobia que cobra la vida de personas que tienen el derecho a vivir en un mundo diverso. Ninguna religión o cultura puede adjudicarse el derecho a extirpar a nadie de este mundo, todos y cada uno de nosotros tenemos una misión especial que debemos realizar.

Anuncios

2 Respuestas a “Palestina musulmana: violencia y homofobia

  1. No me gusta la posición en la cual te situas para hablar de otro pueblo. Deja que los palestinos vivan como quieran. Si queres ayudarlos desde el lugar de judío que me imagino que sos, podes exigir a tu gobierno que se retire de las zonas usurpadas.

  2. Pingback: X – Somos y queremos·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s