Los judíos por padre, ¿no son judíos?

por GUSTAVO FRANCO BARCK, Est. Psicología, U. Nacional de Rosario, Santa Fe.

 

Soy judío por parte de padre. Me considero reformista, aunque encuentro gran sabiduría en todas nuestras ramas. Pero lamento mucho ver la discriminación, al interior de nuestro pueblo, hacia los hijos de matrimonios “mixtos”, sobre todo cuando sólo el padre es el judío. ¿Acaso no somos judíos?

No hay leyes halájicas que condenen a los hijos de matrimonios mixtos a ser no judíos. De hecho, la mayoría de las matriarcas venían de pueblos vecinos. Abraham mismo no nació de padres judíos y Sara tampoco. Siguiendo esta lógica, no existiríamos los judíos, Itzjak no hubiera sido judío y por consiguiente su descendencia. Incluso cuando afirmamos que Itzjak fue el primer judío, su esposa tampoco lo fue, y por ende, tampoco sus descendientes.

Cuando la Tora habla del pacto de Dios con Abraham, no lo hace con Sara, pero Itzjak sí es judío, nadie lo discute. Ahora bien, se podría decir que la Tora y los preceptos no estaban establecidos aún. Pero cuando Itró, un sacerdote no judío, se acerca a Moshe en la parashá que lleva su nombre, la Tora ya había sido entregada. Se sabe que un judío no puede casarse con una no judía, como Moshe hizo con Séfora. Los hijos de Moshe y nietos de Itró, sin embargo, son judíos, nadie niega eso. ¿Entonces por qué se niega el derecho a ser y definirse como judío si se hereda por padre?

Negar eso es negar a la totalidad misma del pueblo judío, descendientes todos de no judíos, sin excepción. Bilha y Zilpa, las dos concubinas de Yaakov, no eran judías, pero dieron a luz a cuatro de las doce tribus de Israel. Y Yehuda, el cuarto hijo de Yaakov, también se casó con una no judía. La reina Ester salvó al pueblo judío al casarse con un rey goy. Hay variadas pruebas en nuestras mismas fuentes que demuestran que los hijos de matrimonios mixtos sí son considerados judíos.

La Tora en ningún momento menciona que un hijo de madre gentil también será gentil. Pero la Tora si menciona la prohibición de agregar y quitar leyes: “No añadirle a la ley y no quitarle a la ley” (Deut. 4:2). La ley del vientre materno fue creada por rabinos hace aproximadamente 2000 años, sus motivos eran obvios y en aquel momento útil, pero ya no lo es. En aquella época, si una mujer judía era violada por un soldado romano o cualquier otro pueblo invasor, con esta ley, se aseguraba el futuro judío del niño al nacer.

Afortunadamente, los tiempos en que nuestras mujeres eran violadas en masa han quedado en el pasado, pero lamentablemente, la ley quedó vigente, porque junto con ser irrelevante frente a su propósito inicial, no sólo es actualmente inútil, sino que además terriblemente elitista y dañina hacia su objetivo de asegurar el futuro de nuestro pueblo. La que fue en su momento creada para resguardar nuestra integridad, hoy en día nos está destruyendo.

La mitzva de no casarse con un no judío se explica por el hecho que éste te alejara de Hashem. “No lo casarás con ellos, no darás a tu hija para su hijo, y no tomarás a sus hijas para tu hijo, porque él causará que tus hijos se alejen de Mí, y adorarán a otros dioses” (Deuteronomio 7:3-4). Pero ninguna parte de la Tora dice “no te casarás con un no judío porque tus hijos no serán judíos”, porque simplemente esto no es así, sino que además nos demuestra todo lo contrario.

Entonces, ¿por qué se sigue, a pesar de todas estas pruebas bíblicas y halájicas, rechazando a los hijos de madres no judías? Los rabinos deberían cargar con el peso de la vergüenza que, durante dos mil años, esta ley rabínica (pero no de la Tora) hizo que se asimilaran y perdieran millones de judíos a lo largo de los últimos dos milenios, y con el miedo certero que, si no se deroga esta ley, esto seguirá ocurriendo y en aumento.

Pero si hay algo que la Tora nos dice en todo momento es “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Los grandes sabios han dicho que uno no puede amar a los demás sin primero amarse a sí mismo, pero hacer esto pareciera ser imposible e hipócrita. Nos vivimos discriminando entre nuestras principales corrientes religiosas, desprestigiándonos entre ortodoxos, conservadores y reformistas, sin siquiera mencionar otros tipos de discriminación que reproducimos todos los días al interior de nuestro pueblo, ya sean étnico-raciales entre ashkenazíes, sefardíes o de otros orígenes, por opinión política, por orientación sexual, por ser mujeres, etc. Las tenemos todas.

Como pueblo, debemos unirnos entre nosotros. La Tora nos pide y Hashem nos ordena que lo emulemos en todo lo que podamos. ¿Y cuál es la principal característica de Dios? ¡Ejad! Hashem es Uno, y como pueblo nosotros también debemos ser Uno. Sin divisiones, sin grietas. La Tora nos pide que seamos buenos con nuestro prójimo, ya que “no podemos saber la sangre de quien es más roja”.

Los judíos debemos ser capaces de respetarnos y amarnos, sin importar si uno es hijo de matrimonio mixto o no, y así salvar el futuro de miles de judíos que se pierden cada año por la discriminatoria decisión de una ley cuya derogación y discusión se hace urgente, para enfrentar verdadera y responsablemente la lucha contra la asimilación. Demorar esto sólo perjudica la llegada del Mashiaj. El templo de Jerusalem ya fue destruido por la desunión de nuestro pueblo, ¿qué estamos esperando ahora?, ¿la destrucción de Israel?

El antisemitismo también viene desde dentro. Los judíos no se casan con no judíos por nada. Centenares de años de un fuerte rechazo hacia los judíos que “no lo eran tanto”. Mientas más estrictos sean, esto sólo será peor.

Espero que se derogue esta ley elitista y nos demos cuenta que el judaísmo no es un club vip, sino los valores y costumbres que nosotros, judíos, debemos poner en práctica. Dios es Uno, nuestro pueblo también.

Anuncios

6 Respuestas a “Los judíos por padre, ¿no son judíos?

  1. Tocas muchos temas y mezclas cosas, no debes olvidar algo fundamental, La Tora se compone siempre de dos partes, Tora y Talmud, indivisibles. Por eso no es valido que cuestiones una decision rabínica plasmada en el Talmud. Eso es TORA!!.
    Sin embargo aquello, entiendo que es mejor incluir que alejar y debemos aceptar la diversidad actual en el pueblo judío.
    Pero OJO, cual es limite, un abuelo ( a ) judío para mi es bastante para considerar a una persona judía siempre y cuando se haya educado dentro de un ambiente judío y se considere como tal.

  2. Estimado, muchos han sido los intentos de reforma, ninguno a perdurado. A pesar de todas las persecuciones Am Israel se ha mantenido gracias a su apego a la tora y mitzvot.
    Similarmente estudios muestran que comunidades reformistas tienen crecimiento negativo, la apegadas a la Tora crecen.
    Sin embargo el judaismo acepta todo tipo de discuciones pero para que tengan sentido hay que estudiar.
    Se puede vivir apegado a D-S sin ser judio cumpliendo las 7 mitzvot de Noaj y la conversion es una posibilidad abierta para tu genuina necesidad de ser judio. Soluciones hay pero no pidas cambiar lo que nos ha sostenido por 2 mil años de exilio.

  3. Estimado Gustavo, lo que escribes es producto de una triste, supina ignorancia, de la cual, lo mas probable, es que no seas culpable. Si alguien (incluido Dn Gustavo) quiere tratar el tema, mi mail es rumape@gmail.com. A gut shabes!

  4. No me extraña que éste pensamiento venga de un reformista. Rabaním se toma de La Torá para utilizar el medio de la ley del vientre y es del pasaje que acusa “de Sara te saldrá descendencia”. Partiendo por eso ya tenemos el piso, independiente de si Sara imanu, sobre ella el paz, era o no judía… lo cual ya suena ridículo, dado que “judío” proviene de judá y la significación y calificación del mismo pertenece a otra época en la cual era necesaria mantener una identidad. Que si bien es cierto Abraham no era “judío” (qué ridículo suena) su patriarcado fue el impulsor de la identidad hebreo israelita. Claro, ni él ni Sara eran israelitas, pero fueron los primeros hebreos. Y así sus descendientes observaron y guardaron las costumbres hasta la venida y entrega de la Torá y sus derivaciones de leyes, producto de eso el mantenimiento del pueblo judío hasta nuestros días.

    Ahora bien, mis padres son descendientes de españoles. En especial mi madre desciende de judíos, sin embargo ella fue criada en un ambiente católico. Por ende nosotros sus hijos al igual que ella somos asimilados. Sabes, yo soy el único de la familia que le interesa el judaísmo y con todo lo que he estudiado del tema me queda súper claro que la única vía para volver a reconectarme con mi identidad es la conversión. Eso nos habla de un camino, la teshuvá de la mano de la humildad. Como enseña la Torá haKedoshá “no olvidar de dónde nos sacó Hashem itbaraj…” por ende no estoy de acuerdo contigo.

  5. Me suena a Alemania del 18` post primera guerra y con judios declarándose alemanes antes que judíos y teniendo altas tasas de matrimonio mixto.
    Lo que dices puede sonar bonito, pero es real en la practica? esos niños y familias de matrimonios mixtos se acercan? Si realmente una persona tiene motivaciones se acerca, no lo tienen que ir a buscar, me parece que el argumento que por la discriminación ellos se alejan es muy simple para responder una cuestión así.
    Personalmente tengo muchos amigos de matrimonios mixtos y ellos no se han acercado no por la discriminación que sienten ellos por venir de matrimonios mixtos, sino, simplemente porque no fueron inculcados judaícamente en su propia casa y esto se da con mayor probabilidad en casas mixtas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s