Hipocresía e Incongruencia en un Gobierno que apoya las Resoluciones Unilaterales.

por JONATHAN RAPAPORT, Est. Psicología, U. Del Desarrollo.

Sin duda alguna, el mes pasado fue de gran importancia tanto para los judíos como para los palestinos, quienes poniendo todas sus esperanzas en la decisión y el criterio de la ONU, añoraban obtener un avance importante para la creación y proclamación unilateral del Estado Palestino.

Después de las intervenciones de Netanyahu y Abbas en sus discursos frente a los representantes de la comunidad internacional, y el lobby realizado estos últimos meses por los palestinos y judíos alrededor del mundo frente a los gobiernos y poderes locales, la votación en la ONU finalmente resolvió que las partes deben continuar sus negociaciones hacia la paz de manera directa, sin imposiciones externas, y el nuevo actor para impulsar la paz en la región, el ahora denomidado “Cuarteto” (Estados Unidos, Unión Europea, ONU y Rusia) instó a las partes a sentarse con urgencia frente a frente en una mesa de diálogo para resolver sus diferencias.

Una vez más, nuestros “hermanos” palestinos no consiguieron nada por culpa de “un potente país avasallador e intransigente”. ¿Qué país sería este? ¿Es realmente así?

Dejando de lado todas las implicancias, consecuencias y repercusiones que esta votación en la ONU podría haber traído para ambos lados en caso de que el Estado Palestino hubiese sido aprovado unilateralmente, mi preocupación hoy en día recae en el proceso diplomático, político y mediático previo que se dio en cada país y en el lobby realizado por ambas partes frente a los gobiernos locales para llegar al día de la votación con una postura firme frente a la comunidad internacional.

La primera vez que escuché la palabra “democracia” fue hace ya bastantes años. De ahí en adelante, la escuché constantemente. En mi colegio el Instituto Hebreo, cada vez que nos reforzaban la idea que Israel es “la única democracia en el Medio Oriente” (y lo sigue siendo), en las noticias donde los medios de comunicación resaltan siempre los gobiernos que emanan de la voluntad popular por sobre las tiranías dictatoriales de derecha o izquierda (aunque dependiendo del medio que se vea si la condena o el sesgo es mayor hacia los nacionalistas de ultraderecha o hacia los comunistas). También la escuché en todos los discursos de los ya varios presidentes que han pasado por nuestro país desde que tengo uso de razón. Tenía entendido, sin ser un cientista político, que vivo en un país “democrático”, lo que significa que la “doctrina política es favorable a la intervención del pueblo en el gobierno” (RAE, 2011)

¿Puede considerarse democrático el proceso de toma de decisiones de esta envergadura por parte del gobierno de Chile (si es que podemos considerar que hubo proceso alguno)? La postura de Chile fue a favor ante la votación en la ONU de la proclamación unilateral de la creación de un Estado Palestino, siendo consecuentes con la postura manifestada por la Cancillería meses antes cuando se formalizó el lobby palestino y se obtuvo el reconocimiento de numerosos países de América Latina. Pero para poder determinar que esta política es democrática, ¿habrá alguna vez un sondeo exhaustiva por parte del gobierno de entender qué es lo que opina la población de Chile frente al tema?

Si dicha investigación se realizó para que la decisión fuera democrática, o si efectivamente existió un proceso previo a la toma de decisión diplomática, política y económica por parte del gobierno, yo y mis 15 mil compatriotas judíos que vivimos en este país claramente no fuimos parte de esta, no fuimos considerados en ella, y es más, fuimos evidentemente dejados de lado e ignorados en tal decisión. Tal vez si fueron parte los más de 300 mil árabes que viven en chile, o las 76 instituciones chilenas árabe-palestinas que solicitaron al gobierno votar a favor ante la ONU, con toda su presión como importantes grupos de intereses sobre el gobierno.

¿Cómo culpar a un gobierno con 22% de desaprobación (y bajando) de tratar de agradar a una gran mayoría árabe-palestina que vive en Chile, por sobre una insuficiente minoría judía en la misma situación? Claro que podemos culparlo, cuando la decisión responde a intereses económicos y políticos locales de conveniencia para favorecerse con ellos en las próximas elecciones y tratar de salvar el gobierno peor evaluado de la historia de nuestro país.

Claro que podemos culparlo, cuando la decisión del gobierno de Chile no tiene relación alguna con una real deliberación sobre un conflicto entre partes que deben resolver sus diferencias y negociar en forma directa, donde la paz no se impone sino que se alcanza, donde los Estados no son símbolos de conflicto sino de entendimiento. Si la comunidad internacional, a través de la deliberación de actores tan distintos como Estados Unidos, la Unión Europea, la ONU y Rusia pueden apoyar este entendimiento, ¿cómo Chile puede salirse tanto del razonamiento anterior y caer en intereses propios antes de deliberar con pensamientos constructivos y largoplazistas?

Perdón será lo que nuestro gobierno deberá pedir, cuando su inconsecuencia e inconsistencia se haga evidente frente a los chilenos y al mundo entero al apoyar deliberaciones unilaterales en organismos internacionales frente a conflictos locales entre partes que no dialogan, como con los reclamos de Bolivia frente al Tribunal de la Haya a los que tanto criticamos.

Perdón será lo que nuestro gobierno deberá pedir a la Comunidad Judía de Chile, tras el elogio y reconocimiento que se realizó por segunda vez este 2011 en la Tefila por Chile, donde todos nuestros rabinos y presidentes de las comunidades se reunen solo para rezar y hacer lobby por gobierno peor evaluado de la historia. Perdón, ya que tras reunirnos en una sinagoga llena, homenajeando a la derecha política, no hay ni rezo ni diplomacia que pueda más con los mezquinos intereses políticos y económicos de la clase política frente a los más importantes grupos árabe-palestinos de nuestro país.

Chile se expresa en nombre de 17 millones de habitantes, no solo en su comunidad árabe (la más grande del mundo en un país no árabe). Perdón es lo que pido yo, por vivir en la cuna de la hipocresía y la incongruencia, donde un gobierno elegido democráticamente responde a cuestionables y dudosos intereses.

Anuncios

3 Respuestas a “Hipocresía e Incongruencia en un Gobierno que apoya las Resoluciones Unilaterales.

  1. Estimado jonathan, sólo para matizar tu interesante opinión respecto a la toma de decisiones de Chile.
    Para la cuestión medioriental, y otras materias internacionales existe el ministerio de Relaciones Exteriores. En particular Política Exterior, bilateral y multilateral. Te recomiendo pegarle un vistazo a su web:
    http://www.minrel.gob.cl/prontus_minrel/site/artic/20080826/pags/20080826121027.php

    Se trata de direcciones: la de Política Multilateral es la responsable de participar activamente en las instancias de Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos y en los foros multilaterales.
    También están los cuadernos de seguimiento. Hay funcionarios especializados, analistas y los propios miembros de los cuerpos diplomaticos en cada país.

    si bien la presión política (basada en lo electoral) es importante ella por si sola no te va a explicar las razones de la posición chilena.

    Hace años que insisto en que preferiría más, ver a los judíos preocupados de entender y conocer que han hecho bien los palestinos en el ámbito de las relaciones internacionales (que se inició desde una posición de absoluta marginalidad, confrontación e invisibilidad) más que desgastarse rumiando y mascullando frases hechas respecto a su fuerza, dinero o influencia, ideas todas construidas bajo lógicas de propaganda pero que no aguantan el examen de los equipos de profesionales que construyen política exterior de los países latinoamericanos.

    Saludos, el jorge

    • Estimado Jorge y a los palestinos les dices lo mismo, no?
      Por ejemplo mira este nivel de propaganda, lleno de mentiras: Hace un par de semanas nomás, difundían un panfleto donde aparecía el muro de berlín, o muro Nazi como le decían ellos, y luego el muro Sionazi de Cisjordania.
      Desinformación pura, pues decían que el muro bordeaba Palestina por completo, cuando en realidad menos del 20% de la extensión de éste es muro de concreto, y el resto es enrejado. (En lo personal, no dejo de criticar el hecho de que exista dicha reja, pero critico la falsa información que dan). Segundo, hablaban del muro Nazi de Berlín, exclusivamente para agregar su clásica frase de los Sionazis, pero la verdad ¡¡¡El muro de Berlín fue durante la República Socialista Alemana!!! Pero claro, para los palestinos y sus típica propaganda sin sentido, prefieren silenciar ante la falsa información que le dan a la gente. Y tienen a todos convencidos del famoso muro gigante que los bordea a los pobrecitos, siendo que nunca, han vivido detrás de ese muro.

  2. Jonathan,

    Me parece genial la intención de tu ensayo y la convicción que en él muestras.Concuerdo plenamente en que es trágico que el gobierno se haya dejado influir por intereses que por lo demás son completamente contrarios a los Chilenos, ya que se abrió la puerta a que Bolivia exija una solución unilateral en una organización internacional ante el conflicto que todavía existe respecto a su acceso al mar.

    Sin embargo también concuerdo con la crítica constructiva de Jorge. La lealtad con el pueblo judío y la pasión por él son muy importantes, pero cojean si no se ven respaldadas en una formación sólida y continua, que permita dar opiniones informadas sobre hechos tan complejos como este. No nos podemos quedar en quejarnos y sufrir sobre lo ocurrido, tenemos que reconocer que esto se debe a una gestión bien hecha por la bancada Palestina, y es necesario aprender de sus éxitos, en especial en casos como este, ya que de lo contrario seguirán influenciando al gobierno sin encontrar una oposición lo suficientemente solida. Pudimos haber hecho la pega mejor.

    Por eso se necesitan jóvenes con ganas de formarse para defender lo que es correcto. Ojalá toda tu convicción se pueda canalizar en acción. Nosotros, mediante la Federación de Estudiantes Judíos, esperamos poder generar el próximo año instancias formativas que las actualmente existentes, para que quienes como tu tengan ganas, puedan aprovecharlas.

    Un Abrazo,
    Max

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s