Del Jazz para la vida.

por BENJAMIN FURMAN, Est. Música, U. Berklee, Boston.

Siempre me ha asombrado la capacidad que tenemos los seres humanos de extraer enseñanzas de un ámbito de la vida y aplicarlas a otro. Del ajedrez a una relación amorosa, en una átomo podemos ver una pequeña maqueta de lo que sucede en un sistema solar, y la forma en que los átomos chocan entre sí dice mucho de la forma en que los seres humanos interactuamos. Pensándolo un poco, encontraremos cómo el mundo en que vivimos está lleno de enseñanzas, y como todas las esferas de nuestra vida se retroalimentan.

El Jazz no es la excepción… Es el arte de improvisar, de componer música en el momento sin posibilidad de edición. Los músicos se turnan para tomar “solos”, secciones dentro de la canción donde un músico está improvisando y timoneando musicalmente al resto de la banda, mientras el resto lo “acompaña”.

En la vida también se toman turnos. No se trata todo el tiempo de mí, pero tampoco se trata todo el tiempo de los otros. Cuando las cosas no se tratan de mí tengo que saber acompañar al prójimo mientras él está en el spotlight y él es el que merece la atención. Acompañar al otro es tanto un arte como saber liderar, es el arte de ser humilde. Muchas veces incluso es más interesante y entretenido escuchar qué está aportando él a la canción. Conocer y conversar con gente puede ser lo más emocionante de nuestras vidas, si tan sólo aprendemos a darles el espacio. (Artista: Miles Davis Quintet. Disco: Kind of Blue.  Canción: Freddie Freeloader.)

Celebra lo bueno. Si has escuchado o visto jazz en vivo sabrás que los músicos que acompañan y el público muchas veces gozan tanto de una idea musical que hizo el solista que lo celebran, quizás con un grito, quizás con una sonrisa, un aplauso, o quizás con una reacción musical. Así también en la vida, tenemos que aprender a ponernos felices y gozar del éxito y de las buenas acciones ajenas. Todos somos miembros de una misma banda musical y trabajamos juntos con un fin en común: crear la canción más bella posible. (video en vivo. Artista: Snarky Puppy. Canción: I‘ll Do Me. Link: http://www.youtube.com/watch?v=bTx7lNr9uBw)

Comienza de a poco, con algo pequeño. Cuando un solista comienza su solo está como desnudo frente al público, todos los volúmenes bajan para que él pueda comenzar a crear. ¿Cómo va a comenzar el solo? Hay tantas posibilidades… ¿qué hace? Hay muchas formas de abordar ese momento inicial, probablemente la más efectiva y segura es comenzando con algo pequeño ¿y qué es lo primero que hago? La verdad no importa tanto qué haces, pero haz algo, lánzate con una pequeña idea más o menos random. Y una vez que la lanzaste, escúchala y comienza poco a poco a desarrollarla. Asimismo en la vida cuando no sabemos qué hacer debemos lanzarnos siguiendo nuestra intuición, probar, ver si funciona, y luego ir desarrollando. Es muy difícil comenzar con un clímax, es mucho más factible, efectivo y bello construir a partir de algo pequeño. (Artista: Joe Henderson. Disco: Page One. Canción: Blue Bossa. véase minuto 2:35, solo de saxo).

No sientas que toda la responsabilidad está sobre ti. Aunque llegue el momento de tu solo y sea tu hora de brillar, no sientas que toda la responsabilidad recae sobre ti. Recuerda que la banda sigue ahí acompañándote y ellos estarán felices si les delegas ciertas responsabilidades, aprovéchalos! Conversa con ellos, ve que ideas ellos te pueden dar. No hay peor solista que el que no sabe comunicarse con los demás músicos. Más aún, si tomas toda la responsabilidad, te aseguro que la música sonará mal y no sólo tú fracasas, sino toda la banda fracasa contigo. La principal manifestación de esto es el silencio: deja silencios! Nadie quiere escucharte hablando sin parar, respira, escucha… y si es que lo que estás diciendo no hace sentido, mejor cállate! (Artista: Miles Davis Quintet. Disco: Kind of Blue. Canción: So What)

Adáptate y ve la belleza en todos los estilos. Un músico de jazz puede tocar, en una misma noche, con una banda de jazz tradicional, y luego con una banda de jazz-hip hop. Si es que toca en las dos bandas de la misma manera, sonará como suenan nuestras abuelitas cuando tratan de hablar como los jóvenes! horrible y fuera de contexto. No te cierres, adáptate. Si un grupo de amigos es predominantemente chistoso y en el otro grupo de amigos se habla de cosas más profundas, ¡por el amor de Dios, no abandones a ninguno de estos amigos! Si lamentablemente ya te encuentras en una cena con todos los amigos de tus papás (sería como para un jazzista encontrarse tocando en una banda de heavy metal), trata al menos de adaptarte y ver qué puedes aportar, y qué te puede aportar esa situación. Más aún si logras tocar bien en una banda de hip hop ¡te aseguro que te ayudará para tocar jazz tradicional mejor! Recuerda que en todas las áreas de la vida estás aprendiendo cosas que te servirán para todas las demás áreas. (comparar estas dos canciones del mismo artista: a)Artista: Brad Mehldau Trio. Disco: The Art of the Trio, Vol. 1. Canción: Nobody Else But Me.  b)video de Youtube. Canción: improvisación. Link: http://www.youtube.com/watch?v=jPHNAeUDb8k)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s