El nuevo chavismo chileno popular

por GABRIEL CARVALLO, Est. Ingeniería Comercial, U. de Chile.

 

¿Es Nicolás Maduro, presidente soberanamente electo, un dictador? ¿O es Maduro una víctima de lo que serían las políticas populistas del Chavismo que supuestamente son el origen de la inflación y el desabastecimiento en Venezuela?

En Chile, el cambio de mando llega supuestamente a dar respuesta a la necesidad que siente hoy el pueblo chileno por un cambio profundo en la estructura del Estado para que dé abasto a las diferentes reformas que se requieren hacer para terminar de una vez con la desigualdad y los elementos adquiridos desde el gobierno militar.

Bachelet hoy día logró subir al poder por 2 razones que no tienen mucho que ver con su programa de gobierno, que probablemente menos de la mitad de sus votantes lo leyeron. La primera razón: el funesto y muy poco simpático gobierno de Sebastián Piñera, en el que la derecha chilena logró demostrar su completa inmadurez política al momento de enfrentar el manejo del Ejecutivo y que ahora último logró salvar sus índices de aprobación con llamados al nacionalismo y a la unidad nacional frente a la amenaza internacional de quitarle el mar a los Angelini. La segunda razón: como líder política se ha logrado posicionar por sobre las coaliciones, que ella misma dice respaldar y proteger. Es decir, Bachelet surge de un modelo partidista que desde hace años no logra dar cabida a las problemáticas sociales que enfrentan al país, y a partir de este modelo, ella se posiciona como una mujer que va más allá de los partidos políticos.

La Nueva Mayoría es el reflejo mal logrado de lo que representa Bachelet: juntar 2 visiones opuestas de sociedad como lo son la Democracia Cristiana y el Partido Comunista solo se puede lograr a través de la identificación con un líder carismático y cercano al pueblo, tal como lo es hoy Bachelet, como lo fue en su minuto Perón y el ex presidente Chávez, y ese fenómeno no implica que los partidos que respaldan al líder sean igualmente queridos por el pueblo (los datos que nos entrega la última encuesta Adimark otorgan un 33% de aprobación a la Nueva Mayoría, muy por debajo del 62,1% de votos que sacó Bachelet al momento de la elección).

El populismo que genera hoy día la desestabilidad que existe en Venezuela se presenta con fenómenos bastante parecidos a los que hacen surgir a Bachelet como la única líder capaz hoy día de hacer los cambios necesarios para el país. Si bien las ideologías que están detrás de estos personajes son supuestamente diferentes, el hecho que hoy muchas personas dicen ser Bacheletistas o Chavistas nos lleva a pensar en algún tipo de relación entre ambos fenómenos.

Poco y nada va a importar lo que haga Bachelet si es que los cambios que ella pretende llevar a cabo no logran transcender a su persona, ya que está más que demostrado que la revolución nunca sobrevive cuando surge desde una figura (o institucionalidad) única que gobierna en nombre del pueblo.

Ha de ser la misma gente en Chile la que se autogobierne en post de solucionar sus propias problemáticas sociales.

Anuncios

2 Respuestas a “El nuevo chavismo chileno popular

  1. Carajo que interesantates ideas y juicios lanza Gabriel.

    Me quedo sólo con uno, cuando opina: “La Nueva Mayoría es el reflejo mal logrado de lo que representa Bachelet: juntar 2 visiones opuestas de sociedad como lo son la Democracia Cristiana y el Partido Comunista solo se puede lograr a través de la identificación con un líder carismático y cercano al pueblo, tal como lo es hoy Bachelet, como lo fue en su minuto Perón y el ex presidente Chávez,”

    Y respondo, que todo depende del marco con que lo leamos. Usando sus mismas palabra se podría decir, llegar a un juicio diferente, decir por ejemplo:
    “La Nueva Mayoría es el reflejo [bien] logrado de lo que representa Bachelet: juntar 2 visiones [diferentes] de sociedad como lo son la Democracia Cristiana y el Partido Comunista, solo se puede lograr a través de la identificación con un[a] líder carismátic[a] capaz de [superar las ominosas logicas de la realpolitk] , tal como lo es hoy Bachelet, como lo fue en su minuto [S. Allende] y el [actual] presidente [Pepe Mujica]”

    Sobre los ejemplos de co gobierno DC-PC (ejemplo hay, de modo que no tiene nada de raro), en todo caso, concedo a Gabriel que en general ocurre como formulas para lograr gobernabilidad para coyunturas de gran conflictividad social. Coyunturas, que obviamente ahora no hay. Pero cada experiencia es particular, y eso del “matrimonio DC-PC”, por lo menos a mi, no me parece tan raro. En especial en los sectores populares, ‘chascones’ y ‘jotosos’ compartieron peñas, canciones, barricadas, y uno que otro pito. Hoy comparten nietos e hijos. Todo depende de poner los objetivos primero.

    Sólo para aclarar, el PDC es una ideología política que busca aplicar los principios del humanismo catoólico a las políticas públicas; de igual modo, los PC han integrado de buen grado la Teología de la Liberación… Son como el masón envía sus hijos a un colegio de curas, “pero son curas progres”.. se justifica, o el padre judío que matricula a su hija en la Universidad de Los Andes, “Es que dan buena educación y no tiene que dar pruebas el sábado…” Pfff, siempre es misma excusa, una que no se compran ni ellos. (perdón a mis amigos aludidos, si llegan a leer esto).

    Cómo sea, la presencia renovadora de los cristiano-demócratas (a mi pesar, ja, ja) es una realidad de larga data. Sean Jóvenes conservadores, Falange Nacional, PDC, IC, Mapus, Mapus-Lautaros, ellos son ejemplos de lo mejor de la doctrina social de iglesia+existencialismo, unido a ese mesianismo propio que asumen las vanguardias iluminadas. Quizás por eso, no logro aún deslumbrarme (aunque apoyo su esfuerzo por subvertir) con la tribu de los TECHO–>NAU–>RD.-

    Bien por el post. Gabriel en medio de la fascinación (legítima y necesaria) del abrazo entre la Presidenta del Senado y la Jefa de Estado hace bajar los humos. El peligro del populismo chileno nunca está conjurado, siempre es mejor prevenir y agudizar los sentidos ante sus manifestaciones. Si hubiese más estudiantes de economía judíos reflexionando como Gabriel, y no obnubilados por comprarse un café en el sitio de “co-working for entrepeneurs” de moda, o unirse pronto a la proxima cadena de “Nutritional supplement as a multi-level supplier”, nuestra kehilá tendría asegurada su mañida continuidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s