Hamas y el negocio de la guerra

por DAN PONIACHIK, Ingeniero Comercial, U. de Chile.

 

“No voy a pedir disculpas por los cohetes, no voy a pedir disculpas por los túneles. Yo me paro y digo que estoy orgullosa de nuestros hombres que han luchado (…); Y este es el contexto que la Resistencia en Gaza nos ha enseñado”[1].

En parte importante del mundo occidental, el conflicto que enfrentó a Israel y Hamas por largos 50 días es visto como una nueva agresión del régimen colonial sionista. Varios medios de comunicación hacen su parte[2], simplificando el conflicto y encuadrando a Hamas como una suerte de Robin Hood de Medio Oriente, el eterno defensor de los más débiles.

Pero hoy en día, 2014, ¿es en realidad Hamas[3] un movimiento de resistencia? Ser percibido así le da buenos dividendos en el mundo, tanto en el árabe como especialmente en el occidental, cuya audiencia pareciera ser más receptiva su mensaje[4]. ¿No seremos presa de las intenciones ocultas de una organización que nos manipula para conseguir sus fines?

Para comprender las verdaderas causas de este reciente enfrentamiento, no podemos olvidar ciertos hechos. En el 2012, la guerra civil que enfrenta la elite Chíita de Siria y su mayoría Sunita desangra el país. El líder político de Hamás, Khaled Meshaal, con hasta ese momento cómoda residencia en Siria, decide apoyar a los rebeldes en vez del régimen de Assad. Consecuencia: Meshaal es expulsado de Siria e Irán (el jefazo del mundo Chiíta[5]) decide limitar enormemente su apoyo financiero y militar a Hamas.

Un año más tarde, la Hermandad Musulmana cae en Egipto y asume el general Al-Sisi que intensifica el bloqueo de su país hacia Gaza[6] y aplica mano dura[7]. En los meses siguientes, Israel y la OLP (liderada por Abbas) comienzan nuevas negociaciones de paz, mientras que la guerra civil en Siria continúa y el Estado Islámico acapara todas las portadas (y también donaciones de privados). Un Hamas con serios problemas financieros va quedando progresivamente en el olvido.

La gota que rebalsa el vaso es cuando, tras el acuerdo de reconciliación entre Fatah y Hamas en Abril de 2014, Hamás exigió que el nuevo gobierno de unidad nacional pague el sueldo a 45.000 empleados públicos en Gaza, pero Abbás no estaba en condiciones financieras de acceder. Hacia junio de 2014, Hamás es una organización en los márgenes de la irrelevancia, con serias dificultades económicas, y más aún, su base de apoyo y gente más querida lleva meses sin recibir sueldo[8].

¿Qué mejor que comenzar una guerra con el enemigo sionista? De paso, regresar a los brazos de Irán, conseguir que Egipto flexibilice su bloqueo, que le transfieran los fondos a sus empleados, mejorar su popularidad interna frente a competidores de ideología más extrema (como la Yihad Islámica) u otros moderados (Al-Fatah) y por último, asegurar un botín de billones de dólares para la necesaria reconstrucción de Gaza, de los que obviamente Hamás se come una buena tajada.

¿Es creíble que gente tan inteligente y hábil como Meshaal, Abu Marzouk y Haniye, capaces de liderar una organización con decenas de miles de miembros y simpatizantes, en pleno siglo XXI, consideren posible destruir Israel e instaurar un solo Estado?[9]

Si Hamas realmente fuese un movimiento de resistencia y le preocupase el bienestar de su gente, ¿por qué rehusó tantos ceses al fuego propuestos durante el conflicto para terminar aceptando uno bajo casi las mismas condiciones de todos los anteriores que rechazó[10]? ¿Por qué Abbás culpó a Hamas de prolongar innecesariamente el sufrimiento de la gente? ¿Por qué se escuchan gritos cerca de escuelas en Gaza?[11] ¿Por qué tanta tortura y asesinato de gente inocente?

Uno de los relatos más escalofriantes acerca de Hamás lo da Mosab Hassan Yousef, hijo del fundador de Hamas, Hassan Yousef. En su muy recomendable libro, El Hijo de Hamas[12], cuenta cómo y por qué aceptó trabajar con el servicio secreto israelí en contra del movimiento que su mismo padre fundó. Uno de los capítulos más perturbantes es cuando relata las torturas practicadas por Hamas a sus propios miembros, como una experiencia que le hizo cuestionarse todo lo que había dado por asumido previamente.

Una de las contribuciones más lamentables de Hamas es ser uno de los principales responsables de echar por tierra la solución de dos Estados, ya que simplemente cree en la existencia de un solo Estado. Hamás es el responsable de los ataques terroristas suicidas que tanto daño le hicieron a los acuerdos de Oslo de 1993, que dejaba por escrito la creación de un Estado Palestino en cinco años. Este mismo objetivo perseguía Hamas cuando, un día antes de la histórica reunión de la Liga Árabe en 2002 que propuso paz con Israel de todo el mundo árabe a cambio de un Estado Palestino en las fronteras de 1967 y solución al problema de los refugiados, mediante un ataque suicida, cobró la vida de 30 personas e hirió a 140 que cenaban en el Park Hotel en Netanya. Ahora tras el reciente conflicto, los misiles recibidos reducían la posibilidad que Israel se retire de Cisjordania por miedo a que se lancen misiles desde esta zona, a escasos kilómetros de Jerusalén y Tel Aviv.

Quienes le reclaman a la sociedad israelí “¿dónde están esos cientos de miles de personas que llenaban las calles de Tel Aviv en los 90s reclamando por paz y por un Estado Palestino?”, deberían partir buscando en Hamas al responsable del giro de la sociedad. Hamas ha provocado que el clivaje ya no sea entre izquierda o derecha, sino entre soñadores utópicos y realistas; tras años de violencia, una realidad de tranquilidad es mucho más seductora que el sueño de una utópica paz.

Todos quienes nos consideremos partidarios de dos Estados conviviendo en paz, debemos partir por estar en contra de Hamas y no  legitimar su propaganda, repetida burdamente por los medios de comunicación.

Lamentablemente, a medida que Hamas logre rearmarse, y haya quienes aún crean en su legitimidad, la solución de dos Estados seguirá esquiva. Ya se empiezan a contar los días para un nuevo conflicto, dependerá de qué tan gorda esté la billetera de Hamas.

 

 

[1] Discurso de Rania Masri en EEUU, Agosto 2014. http://vimeo.com/104064161

[2] Un buen artículo de por qué el prisma con que enfocan este conflicto los periodistas, lo escribe un ex editor de Asociated Press: http://www.tabletmag.com/jewish-news-and-politics/183033/israel-insider-guide

[3] Hamas es acrónimo de Harakat al-Muqawama al-Islamiya es decir, Movimiento de Resistencia Islámico.

[4] Vale la pena escuchar al carismático Meshaal en entrevista con Al-Jazeera en Agosto de 2014 y notar como muchas personas repiten sus puntos de vista. http://www.aljazeera.com/programmes/talktojazeera/2014/08/khaled-meshaal-not-war-choice-201481516939516479.html

[5] Por su parte, Arabia Saudita es quien lleva la batuta del mundo Sunita.

[6] Intensificar el bloqueo en Gaza implica menos contrabando de bienes entre Gaza y Egipto, lo que reduce los ingresos de Hamas, al no poder cobrar impuestos sobre los bienes contrabandeados.

[7] En lo que va del año ha habido más de 700 condenas a muerte para miembros de la Hermandad Musulmana en Egipto http://www.reuters.com/article/2014/03/24/us-egypt-brotherhood-courts-idUSBREA2N0BT20140324 y http://www.theguardian.com/world/2014/jun/21/egypt-sentences-muslim-brotherhood-death

[8] Qatar intentó transferir US$60 millones para cubrir estos salarios, no obstante el traspaso de fondos fue frustrado al rehúsarse el Arab Bank a entregar los fondos en Gaza. http://www.maannews.net/eng/ViewDetails.aspx?ID=708521

[9] Lamentablemente, los más jóvenes militantes probablemente si se creen este cuento.

[10] Me entristece recordar que el 20 de Agosto Hamas rechazó un alto al fuego ya que Qatar amenazó con cortar relaciones con Hamas si es que lo aceptaba, con el fin de ser ellos los mediadores en vez de Egipto. http://www.haaretz.com/news/diplomacy-defense/1.611625 (Los regímenes de Qatar y Egipto se llevan realmente mal, tras Al-Sisi acusar a Al Jazeera, basado en Qatar, de  fomentar la Hermandad Musulmana en el país) http://www.haaretz.com/news/diplomacy-defense/1.611625

Decidor fue lo que ocurrió el XX de Agosto, cuando los rumores eran que Hamás no acepto un cese al fuego sólo porque Qatar no tenía un rol importante en vez de Egipto (wtf!; qué triste pensar en cuántos murieron solo por esas pequeñas politiquerías)

[11] http://www.timesofisrael.com/hamas-tortures-citizens-next-to-a-school-pa-daily-claims/

[12] http://sonofhamas.com/. El documental sobre el libro de Mosab Hassan Yousef, llamado “The Green Prince” y que acaba de ser estrenado, es uno de los mejores que he visto.

Anuncios

Una respuesta a “Hamas y el negocio de la guerra

  1. Tu pedirás perdón por los f-16? las bombas de fósforo blanco? los drones? los tanques? los miles de palestinos muertos en 30 días? Y si fuera el caso que validez tiene si las cosas siguen igual? Quien es el mas fuerte en esta contienda? el que tiene la fuerza y poder o el encerrado? Ojala algún día te pongas del lado contrario y veas que hay en ese sitio y desde ahí experimentes la experiencia que cambiara tu vida así como ha cambiado la existencia de muchos israelíes que han vivido la realidad de Cisjordania y Gaza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s