CARTA A GABRIEL BORIC DE MÁS DE 500 MUJERES CHILENAS JUDÍAS

H. Diputado Sr. Gabriel Boric Font:

Nos dirigimos a Ud., en nuestra calidad de chilenas y judías, pues consideramos  necesario comunicarle nuestras inquietudes.

Nos preocupa que cada vez que se le ha preguntado su opinión sobre el abierto antisemitismo expresado por el hoy Alcalde de Recoleta, señor Daniel Jadue, en la biografía de su anuario escolar, Ud. haya replicado invariablemente “que se opone a la política israelí, en el conflicto palestino-israelí”.

Resulta llamativo y preocupante, que un candidato a presidente de la República  manifieste confusión en este tema. Algo similar sucedió en el pasado cuando la Comunidad Judía de Chile hiciera llegar a los Diputados sus buenos deseos para el Año Nuevo judío (Rosh Hashana) y su respuesta fuera de rechazo, al relacionar nuestra querida festividad con su crítica a la política israelí.

Nos parece fundamental expresar a continuación nuestra visión al respecto:

1. La comunidad judía de Chile está compuesta por un grupo muy diverso de personas, antes que nada chilenos, orgullosos y agradecidos de haber podido desarrollarnos en un país que recibió bien a nuestros antepasados. Desde las más diversas posiciones, siempre hemos intentado hacer todo lo posible por ayudar a engrandecer nuestra patria desde la cultura, academia, ciencia, la política y el ámbito empresarial.

2. Nos definimos como judías, algo que para la mayoría de nosotras representa mucho más que una religión. Somos parte de un pueblo que ha sufrido la violencia y la intolerancia basada en prejuicios, con graves consecuencias a lo largo de la historia. Por lo mismo hemos desarrollado una especial sensibilidad para percibir cuando alguien emite comentarios odiosos o discriminatorios. En este sentido, nos parece muy valioso su compromiso con el respeto y la lucha por los DDHH, sin distinción.

3. Sobre el sionismo. En este punto hay gran diversidad de opiniones dentro del judaísmo. Sin embargo, el concepto de sionismo que algunos en la izquierda y  otros en el mundo árabe han decidido redefinir y condenar, nada tiene que ver con el sionismo que la mayoría de los judíos entendemos, que no es otra cosa que el derecho a la autodeterminación y poder vivir en nuestras tierras ancestrales, en paz, sin más persecuciones y en sana convivencia. El conflicto palestino-israelí es muy complejo y doloroso para ambos pueblos, a pesar de que en ocasiones la paz se ha visto cercana.

Ante esto, como espectadores externos, no queda más que llamar al diálogo e igual reconocimiento de las partes en conflicto, evitando emitir mensajes que llamen al odio y a la violencia. Es importante también evitar sobresimplificar el tema reduciéndolo a “buenos y malos”. La realidad es muchísimo más profunda que eso, como Ud. debe saber. Solo el diálogo logrará llevar la tan ansiada paz a ambos pueblos, y tal como Ud. ha dicho, a una  solución de dos estados en coexistencia pacífica. Es más, sucede que en Israel existen diversos grupos de hombres y mujeres, palestinos e israelíes, trabajando con el propósito de que sus hijos crezcan en paz. A ellos debe dirigir su apoyo. Por ejemplo: https://womenwagepeace.org.il/en y https://www.peres-center.org/en/the-organization/about-us

Pero volvamos al tema central de esta carta. ¿Por qué cuando se le pregunta por el antisemitismo del señor Daniel Jadue usted replica que las políticas del Estado de Israel contra los palestinos son reprochables y se explaya sobre aquello evitando responder la pregunta que se le ha hecho? ¿Por qué mezcla los temas?

No creemos que sea justo, ni correcto, que usted responsabilice a los judíos, en este caso de Chile (y así a cada una de nosotras), de las políticas de un gobierno de turno en Israel, en el cual no tenemos injerencia alguna y de las cuales podemos discrepar. La historia esta llena de ejemplos de injustas acusaciones o culpas masivas hacia nuestro pueblo, de modo que lo invitamos a revisar la nueva definición de antisemitismo emitida por la IHRA (Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto), que ha sido refrendada por sus 31 países miembros:

https://www.holocaustremembrance.com/es/resources/working-definitions-charters/definicion-del-antisemitismo-de-la-alianza-internacional.

Dicho lo anterior, Ud., nosotras y cualquier ciudadano tiene derecho a criticar a un país. Nuestra pregunta es si Ud. es capaz de ver hasta qué punto su crítica hacia Israel se superpone con la crítica a nosotros como colectivo judío, aquí en Chile. Es así que creemos que su discurso es injusto y debería ser enmendado. Es lo menos que podemos pedir, ya que esta confusión se ha mal utilizado en redes sociales y en debates universitarios, amedrentándonos de forma violenta e impidiéndonos, en algunos casos, expresar nuestra opinión.

Señor Boric, como importante figura política le cabe a Ud. el rol fundamental de evitar mantener esta escalada de intolerancia y promover el entendimiento.

Confiamos que estas líneas le ayuden a comprender que sus palabras nos hieren y preocupan como grupo minoritario en Chile, al punto de sentirnos violentadas y discriminadas, en cuanto Ud. no enfrenta el problema de fondo que no debería ser minimizado: el antisemitismo.

Así, sentimos que es deseable que como político y posible futuro Presidente de la República, su discurso incluya a todas las minorías que componen nuestro país.

Agradecemos su atención, esperando que esta carta sea bien recibida.

Para adherir a la carta, haga click aquí.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.