sociedad

Combatiendo la depresión post otoño-invierno: la maldita primavera.

por JONATHAN RAPAPORT, Lic. En Psicología, U. del Desarrollo.

 

“Si para enamorarme ahora, volverá a mi la maldita primavera, que importa si para enamorarme pasa una hora, pasa ligera la maldita primavera, pasa ligera, me hace daño solo a mi”. ¿Cuántas veces hemos escuchado o pronunciado “odio el verano y la primavera” u “odio el otoño y el invierno”?

¿Existirá un factor más intangible detrás de esta expresión que no sea el simple calor o frío de cada estación respectiva? Estamos entrando a otro período otoñal y es importante que estén alerta a los cambios psicológicos que esta estación puede producir en su estado de ánimo.

El otoño se caracteriza por el cambio de horario y por ende un cambio en los ciclos de Luz-Día con los cuales convivimos de manera diaria, pero ¿cómo nos afecta esta conjunción de Luz-Día en nuestro cuerpo?

La luz natural activa la serotonina, dopamina y noradrenalina, transmisores encargados de estimular nuestras neuronas cerebrales, así como también controla la segregación de melatonina, la hormona responsable de nuestras emociones y el control biológico del organismo en función del día y la noche.

Es por esto que muchas personas pueden presentar síntomas melancólicos durante este período, acompañado de tristeza, apatía, decaimiento y cansancio, sumándole a lo anterior el hecho de volver a la rutina luego de un período largo de reposo o vacaciones, como así también los cambios de temperatura que generan bajas en nuestras defensas y el contraer enfermedades debido a esto.

Lo curioso de lo anterior es que el instituto de estadísticas y el ministerio de salud han informado que la mayor tasa de suicidios se produce en la estación de primavera, ¿Por qué? Porque al acabarse este periodo de Otoño-Invierno, las personas que han sufrido una depresión observan como el resto, ajeno a estos síntomas melancólicos, manifiestan una alegría incontenible por lo que la primavera representa, y es ahí cuando los pacientes con depresión sufren la desesperanza de superar el episodio.

¿Cómo se puede evitar esta “depresión otoñal”? En un comienzo, señalé qué se pierde o disminuye por el cambio de ciclo Luz-Día, por lo tanto existen dos estrategias altamente funcionales para enfrentar el período Otoño-Invierno.

En primer lugar, mantener una dieta  alta en proteínas (aumenta la presencia de neurotransmisores en nuestro organismo), hidratos de carbono (fuente de energía y glucosa), vitaminas B, B1, B3, B6 y B12, y por último el magnesio, mineral que influye en la energía y el buen humor.

En segundo lugar, el ejercicio, en lo posible al aire libre, de manera de aumentar la producción de endorfinas, conocidas como las hormonas del humor, y el mantener contacto con nuestro cuerpo, reconocer sus expresiones y reaccionar ante ellas.

Publicaciones Similares

Un comentario

  1. si bien concuerdo con la parte dietética, cabe destacar que estudios actualizados en el área de neurociencias recomiendan una alta ingesta de omega-3 (pescados) para mantener la serotonina alta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *