Si va a suicidarse, hágalo en privado.

por JONATHAN RAPAPORT, Psicólogo, U. del Desarrollo. Director Acción Social, Comunidad Judía de Chile.

El mundo del suicidio es tan grande. Existen tantos conceptos –fantasía, intento, conducta- que lo intentan delimitar y definir, que finalmente incluso te vas a confundir. Son tantas variables -biológicas, personales y sociales- que nos va resultar difícil asignarle más responsabilidad a una sobre la otra, y como los seres humanos, dentro de nuestra inmensa complejidad, somos tan ridículamente básicos, tenemos que encontrar alguien o algo a quién echarle la culpa.

El suicidio es una mancha oscura que opaca el alma, tanto que el alma busca recuperar la luz y en esa búsqueda termina encontrándola.  No sé si esta definición te llega, pero en este sentido no te puedo culpar de querer buscar esa luz. Tampoco te puedo juzgar por no buscar otro modo, menos dañino para ti y quienes te rodean, de encontrar la luz.

Algunos sostienen que no hay acto más cobarde que suicidarse. Creo que eso es un cliché. Creo que pegarle a una mujer, abusar de un menor, maltratar a un animal y muchas otras cosas son mucho más cobardes que suicidarse. De hecho, creo que hay que ser tremendamente valiente para hacerlo, por lo tanto mis respetos para ti, porque si has decidido hacerlo, es porque las cosas simples de la vida ya no te parecen atractivas, es porque te parece más atractivo dejar de ser que intentar ser quien siempre quisiste. Es porque dejaste de creer en las revanchas que nos da la vida, porque no eres capaz de proyectarte. Debe ser que ya no te parece increíble y un privilegio el compartir un rato con tus amigos, quienes te extrañarán y se culparán. Ya no te parece mágico tomar de la mano a quien amas y no te es suficiente escuchar “te amo”. No te culpo, tal vez nunca nadie te dijo “te amo” y tal vez tus amigos (si los tienes) no te invitaron lo suficiente a compartir con ellos, quizás nunca fueron tus amigos. No te culpo si el cariño de tus padres no te parece suficiente, ni si la sonrisa de tus hijos no llena tu opaca alma.

Me cuesta creer que no te sea suficiente tener tus 5 sentidos cuando veo a ciegos, sordos y tanto discapacitado disfrutando tanto de la vida, pero no te culpo. ¿Cómo culparte por no apreciar el leer un buen libro, el disfrutar de una buena película o el bailar esa última canción de moda? No puedo culparte. Si Durkheim no lo haría, ¿quién soy yo para hacerlo?

Hasta aquí no tengo problemas con tu intención. Si de verdad es lo que quieres y lo has pensado mil veces y una más y aún así estás convencido, pues dale, hazlo. No te puedo juzgar, a pesar de que como psicólogo creo firmemente que hay otras formas, y aprovecho de pedirte perdón si algún colega trató y no pudo encontrarla.

Pero no puedo dejar de contarte algo que me preocupa. En caso que no seas un psicótico o alguien que ha perdido su juicio de realidad, me preocupa que seas tan desconsiderado, inhumano y cobarde como para decidir suicidarte en un lugar público. Me preocupa que seas capaz de abusar de ese modo de un menor de edad, que tuvo la mala fortuna de toparse con un suicida cuando iba al mall, o cuando se subía al metro, o justo cuando pasaba bajo una pasarela en el auto con sus papás, y que consideró que quitarse la vida frente a los ojos de un niño no era dañino para él. Me preocupa que seas capaz de obrar de tal manera que generes un trauma en civiles que, por mucho que rogaran no presenciar nunca un asesinato o un suicidio, tuvieron que cruzarse contigo. Me preocupa que fomentes el voyerismo y lo perverso en “caza noticias”, que se ocuparán que el niño que no te vio saltar en vivo lo haga desde su computador, en cuyo caso eso ya cae en la decisión del niño de verlo o no, pero ¿cuán consciente estará de lo que va a ver?

Cuando chicos los papás nos enseñan que hay cosas que solo se pueden hacer en una pieza con la puerta cerrada y el pestillo puesto. Te cuento que lo que estás por hacer es una de esas.

Definitivamente no te puedo culpar, pero como soy un ser humano inmensamente complejo y tan ridículamente básico necesito culpar a alguien. Y te culpo a ti. A lo hueco, lo insensible y lo superficial. ¿Una rubia, en un mall, grabando con su Smartphone, gritando “tírate”? ¿En serio? Te culpo a ti, Paulmann. Te culpo por ser tan inmensamente exitoso que construiste un monumento a tu grandiosidad, monumento que en una sola semana recibió a dos suicidas. Culpo al sistema competitivo destructivo que formamos.

Me culpo a mí por formar parte del sistema. Culpo a los padres por permitir que sus hijos hagan lo que hacen. Culpo aún más a los padres que no saben lo que hacen sus hijos. Me culpo por ser hijo, y hacer lo que hago, y me culpo porque seré padre y no sé qué harán ni verán mis hijos. Culpo al sistema de salud que hay en Chile, sistema que sobredimensiona lo médico y desvaloriza lo mental. Sistema que permite que un político gane 10 veces más que un profesor, persona que podría educar a mi hijo mientras yo no lo hago, mientras trabajo y busco el éxito capitalista.

Si vivimos en una sociedad enferma y no hacemos prácticamente nada por sanarla, cómo culparte, si finalmente todos somos suicidas.

Anuncios

22 Respuestas a “Si va a suicidarse, hágalo en privado.

  1. En la desesperanza del sujeto suicida, ocasionalmente llega un punto en el cual la sensación de no impactar el mundo de modo alguno influencia la elección de la forma de morir. No es una elección por azar, el lugar público implica necesariamente lograr marcar la vida de algunos. Es más soportable causar un efecto negativo en alguien que no causar nada en lo absoluto. Del mismo modo que un niño que no recibe atención suficiente grita, llora y hace rabietas para ser notado, un sujeto suicida puede decidir por lugares públicos para ser notado.

  2. Jonathan, felicitaciones por tu columna. Personalmente me impacto este hecho, no por el hecho en sí sino por la forma. Y creo que sin la forma no habría tenido el sentido que tiene. Por eso es que el título de tu columna me complica un poco, y paso a exponer porque es que lo hace.
    Creo que es difícil (imposible) escribir sobre lo que pasa en la cabeza de otra persona sin proyectarnos necesariamente nosotros mismos, si es que nosotros amamos la vida y las experiencias que extraemos de ellas. Nos cuesta entender al que no la aprecia, sobre todo si gozamos con apreciación estética la cultura donde estamos sumergidos. Pero el no es yo, y las variables para explicar el hecho (como dices en tu columna) son infinitas, y buscar al culpable en simplificaciones es fácil (y peligroso).
    Sartre nos dejo la responsabilidad a nosotros mismos, de hacer lo mejor que podemos con lo que han hecho con nosotros. Qué pasa con esto, que pasa cuando la lluvia de razones nos bombardea con tanta fuerza que nos dejan hecho un estropajo un despojo de ser. ¿Qué pasa? cuando todo lo que se nos enseña es a medirnos a nosotros mismos con la vara del éxito que no se tiene. Creo que la niebla que puede producir la vida moderna, sobre todo en el contexto chileno, puede ser más abrumadora y densa que el smog santiaguino.
    ¿Qué hacemos?, somos un desperdicio según lo que se nos enseña. ¡No tenemos éxito, no tenemos nada!
    No poseemos ni siquiera las herramientas mentales para poder salirnos de nosotros mismos. No se nos enseña a pensar, no poseemos las estructuras filosóficas y políticas para poder construirnos un mapa del mundo, y navegarlo mejor. O mejor dicho si lo poseemos, pero es ineficiente y simplista, constantemente nos deja desamparados.
    ¿Qué nos queda? Como podemos hacernos notar en este mundo donde no existimos.
    Quizás es ahí la génesis del acto, como hacer que los demás se den cuenta de que estamos aquí, como un hecho para poder liberarnos de nuestra realidad. Creo como lo dijo la persona de arriba que la forma es absolutamente deliberada, la persona que cometió el acto del suicidio lo hizo con el propósito de ser notado. De marcar con su propia vida su existencia y dejarnos llenos de preguntas.
    Generar una reacción por medio del enigma. ¿No es eso mismo lo que hacen los artistas o los mártires?
    No quiero decir que la persona haya pensado esto de convertirse a sí mismo en un mártir por medio del revuelo generado por los medios de comunicación. Pero hace que pensemos en el, por lo menos por un par de días, existe para nosotros. Ya no es uno de los muchos seres grises que vagan por la capital. Eso sí hasta que otro hecho nos robe la atención, pero de todas formas lo recordaremos.

    • Joseph, gracias por el comentario.

      Lo primero y quizás más importante, porque tu comentario en gran parte se debió al título. Lo puso el director. Yo como título solo quería “Carta a un suicida”, pero no al que se tiró en el costanera (a LOS, porque en la semana también se tiro una mujer, desde el 4to piso, por dentro del mall) si no que al próximo que pensaba hacerlo. PERO conoces al director y su fanatísmo por el morbo.

      Mi curiosidad se basa en dos cosas principalmente. 1.- Porque hay gente que se suicida en privado y otras en público? 2.- Cuan culpable somos nosotros (la sociedad) de que se suicide alguien? En gran parte estoy seguro que nosotros fuimos quienes llevamos al tipo al décimo piso. No le dijimos que se tire, pero seguro influimos.

      Que la persona se suicide en público dice mucho de él. Exceptuando al psicótico y a quien pierde el juicio de realidad, el que se suicida en público claramente quiere decir algo. Seguramente el único efecto que tendrá el suicido de este tipo va ser mas medidas de seguridad en el edificio,y ningún cuestionamiento sobre nuestra influencia en que el fenómeno ocurra.

      Como bien dices creo que es imposible meterse en la cabeza de un suicida sin poner nuestra proyección en el, pero entonces en ese mismo sentido podríamos nosotros proyectarnos y fantasear en porqué yo me suicidaría? si yo me suicidaria por X motivo, él también lo haría? si ese motivo es razón suficiente para al menos pensar en suicidarme, no hay motivo suficiente para corregir esa razón?

      Creo que si hay dos suicidas. Uno se quiere suicidar porque su inserción laboral ha sido pésimo producto de su falta de acceso a la educación y por ende su situación económica es un desastre, y finalmente se suicida lanzándose al metro, sin que nadie sepa sus motivos, solo especular. Otro suicida, con exactamente los mismos motivos se suicida en su casa, en privado, pero deja una carta, explicando claramente que se suicido por una falta de acceso y de oportunidades. Que diferencia hay entre ambos? si ambos dejaron de apreciar las cosas simples de la vida? la diferencia es que ambos tuvieron el mismo proceso resolutivo, pero llegaron a resultados diferentes. Uno afecto a otros y no dejo nada. Otro no afecto a nadie (claramente si a sus seres queridos y todos a quien una muerte afecta), pero puso un tema, dio una razón y justifico su actuar. El para mí es el valiente, no el otro.

      El problema es que hay un prejuicio que se basa en la ignorancia de algunos conceptos, y es que quien se suicida no tiene claridad de pensamiento, y si no piensa en su vida ni la valora, cómo va a valorar la de otro? eso no es correcto. Habría que entrar a diferenciar conducta de intención suicida, pero en fin, la carta va exclusivamente dirigida al suicida que durante la semana esta planificando su actuar, al suicida que deja una nota y un mensaje, al que tiene la intención de matarse y no al que tiene la conducta para llamar la atención.

  3. Encuentro grave y simplista, “culpar” o estigmatizar doblemente a la persona que comete suicidio (y su familia), y no SUICIDA porque esa última acción que realizó no define lo que fue su vida. Doble estigma, porque en esta sociedad los sobrevivientes de suicidio aún esconden como murieron sus familiares, es “mal visto” y para peor, los estigmatizamos porque lo hicieron en público. Porque si se conoce al dedillo la psicopatología, sabemos que lo que comanda la conducta suicida genuina, es desesperanza. Quiso llamar la atención? Lograr dejar en claro algo? No lo sabemos. Lo que el que cometió suicidio quiso decir… con el se fue. Incluso los que dejaron notas. Una vida de desamparo, soledad y dolor psíquico, malamente se podrá resumir en una carta. Nunca sabremos por que lo hizo así , por lo que hipotetizar razones es una maldad. O quizás no, y si el que se suicidó en un lugar público lo hizo para que no lo encontrarán en su casa? Para qué no lo hallara su hijo pequeño?, es por eso inhumano y cobarde como lo plantea el autor? Una decisión como esa, teñida por el afecto sombrío que puede tener en ese momento, es imposible de juzgar.
    Inhumano es el que decide grabar, azuzarle o alimentar su morbo.
    A veces suceden cosas malas. A veces le suceden a otros. Otras a nosotros. A veces lo que le pasa al otro, nos ayuda en algo a nosotros. Estos casos debieran servir para crear conciencia, hablar del suicidio y de su prevención, y sobretodo de las formas en que los sobrevivientes al suicidio podemos levantarnos, recordar orgullosos a los que se fueron de este modo y a no juzgarlos, si al final de todo, quienes somos nosotros para hacerlo?.
    Berta Muñoz

    • Berta, muchísimas gracias por tu comentario.

      No culpo al suicida. Tu dices “porque estigmatizarlo como suicida por un acto y no por toda su vida”. Te entiendo en ese punto, pero también difiero. Difiero porque nuestros actos nos defines. Tal vez el suicida fue toda su vida un monje budista entregado al altruismo. Entonces también es un altruista, pero no por eso deja de ser un suicida. Uno no creo que sea una sola cosa, si no el conjunto de atributos que nos caracterizan y finalmente nos definen. El budista es un budista altruista suicida. qué tiene eso de malo? yo no juzgo al suicida, (quien soy yo para hacerlo si a penas tengo 25 años y a penas conozco de la vida) lo que si puedo juzgar es su acto en particular. porque no podría hacerlo? porque no estoy en sus zapatos? porque no soy su familiar? porque nunca tuve un cercano que se suicidara? (que a todo esto si lo tengo) por supuesto que puedo juzgarlo, y lo hago porque como psicólogo, y aquí me llueven las críticas moralistas, estoy a favor del aparato psíquico que vive, no del que parte. Estoy a favor del aparato psíquico del niño que sufre el trauma de ver este acto, y no de quién sufrió un trauma y cometió el acto, porque si psique ya no existe.

      Reitero que no culpo al suicida, ni tampoco a su familia. Culpo a todos los factores y variables que influyeron en el fin último (el suicido). El niño que se mata por sufrir bullyng. Cuantas variables pueden haber en ese acto? donde estaban los padres, los profesores, los compañeros, los factores de riesgo y los protectores? todos son culpables.

      Por último. Te encuentro razón en el que se mata en su hogar, peor lo encuentra su hijo. Desgraciado el que lo haga, pero cuando digo “hágalo en privado” es una analogía de “no dañe a nadie”

      Gracias nuevamente por tu comentario Berta.

      • Comprendo tu punto de vista. Y agradezco tu respuesta. Eso si, Difiero en que la persona que se suicida no le haga daño a nadie. Simplemente imposible. El batido de las alas de una mariposa acá, puede causar una tormenta al otro lado del mundo. Nunca sabremos como nuestros actos por pequeños que sean, afectarán al resto, hasta que se concretan.
        Más allá de juzgar,(sobretodo en nuestras profesiones) queda el tratar de comprender donde estuvo el punto de no retorno que nadie vio. Lo pienso como el mito de Sisifo. Simplemente en algún momento el que se suicida se da cuenta que no vale la pena seguir empujando una roca cuesta arriba.
        Emitir juicios de valor no está en mi práctica diaria, y siento en este momento, como profesional y como persona, hay que volcarse a la psiquis viva como tu dices, a los sobrevivientes, esa familia que se siente responsable (hay que empezar a dejar de manosear la palabra culpa), poco comprendida e incluso avergonzada. Darles comprensión, aceptar su dolor, ayudarlos a elaborar el duelo y validar que (aunque no todos estén de acuerdo) el suicidio si es una forma de morir y que aceptar que una persona cercana decidió suicidarse, ayuda a mitigar el dolor.
        Estoy de acuerdo con que todos los actos que realizamos en nuestra vida nos definen, bajo esa misma premisa trabajar con el sobreviviente, recordar toda su vida y no sólo un episodio.
        Un abrazo.

  4. Se podría decir que también la fantasía crece o se empapa de alusiones culturales o que existe una cultura del suicidio. ¿Porque el Golden Gate y el bosque Aokigahara (bajo el monte Fuji) son lugares frecuentes donde las personas van a terminar con sus vidas?. Existe un romanticismo cultural como dices frente a la idea de terminar con la vida, como Matzumoto que apoya la idea o Camus que la desacredita. Pero sin duda es uno de los grandes temas humanos, o: ¿El más importante? (Camus).

    Creo también te falto hablar de un tercer tipo de caso el suicida político, el monje budista que se quemo a lo bonzo para protestar por la opresión sufrida por el dictador Ngo Dinh Diem, y sería difícil hablar de una falta de claridad de pensamiento a este tipo. Los Kamikazes o los suicidas Yihadistas también podrían estar en esta categoría, la claridad la tienen creo, pero esta condicionada por la cultura. Un ultimo tipo y que me cuesta catalogar dentro de estas categorías que hemos puesto es a Primo Levi, el sobrevivió Aushwitz se dedico a la vida intelectual y a dejar testimonio de lo que vivió. Pero se suicido al poco tiempo de terminada su última obra, tenía 87 años. Quizás el al revés, vivió como acto político, tratando de buscar una “claridad” o su misión para seguir viviendo. Y solo al ver terminada su misión se rindió a los fantasmas del pasado.

    El valor de la vida en estos casos existe, es el sacrificio máximo, es para llamar la atención buscando un fin a una causa. Hacerlo en público un edificio como el Costanera (el templo neoliberal!) dice mucho quizás hasta para entrar en esta tercera categoría que menciono, o solo para llamar la atención.

    • Que interesante los otro tipos de suicidios. Que suicidio más valiente que el de los kamikazes o de los yihadistas?, vistos desde el punto de vista del amor a los propios, porque desde el amor hacia los otros es un asco.

      Creo que podríamos hablar de un nuevo fenómeno, el del suicidio moderno, absorbiendo totalmente las características de nuestra sociedad. Un suicidio superficial, sin sentido y con mucha indiferencia hacia los otros.

      Pd: voy a patentar esta idea jajjaa

  5. Estimado,

    Tuve que leer mas de una vez tu columna para tener la certeza de haberla comprendido absolutamente, sin haberme obnubilado con el morbo y la asquerosidad del título.

    Mi padre cometió suicidó y lo ví después de hacerlo. Llevo un año luchando contra el estigma de ser sobreviviente de un suicidio. Personas como tú, que supuestamente tienen competencias en la materia, y sumado a eso, tienen una vitrina, cooperan ostensiblemente en la odiosidad, morbo y estigmatización social de quien comete suicido y su familia.

    Seguramente, para emitir tus opiniones, te fundaste en una lata experiencia práctica y de formación profesional en superación de duelos -pero particularmente- de suicidios, que haz de saber, es la segunda causa de muerte no natural en Chile después de los accidentes de tránsito…

    Quién eres tú para juzgar y culpar a alguien que dispone del único bien material que gozamos todos los seres humanos?
    Quién eres tú para sindicar a una persona como “tan desconsiderado, inhumano y cobarde como para decidir suicidarte en un lugar público”?
    Quién eres tú para provocar mas daño en las personas que nos acá, sufriendo y esforzándonos día a día por tratar de salir adelante, y que tus palabras no haces mas que perpetuar el círculo?

    Tomo tus propias palabras y reflexiono… espero que ahora no te sientas tan desconsiderado, inhumano y cobarde como para juzgar a alguien que comente suicidio en un lugar público.

    Ojalá que ningún familiar directo de esa persona, que tomó la determinación de suicidarse en el Costanera Center, llegue a tu consulta, porque si le das este mismo discurso, solo tendrás otro suicida mas.

    Deseo profundamente que jamás tengas que sufrir esta situación en carne propia… porque así, no tendrás que sufrir la pena, rabia e impotencia, que siento yo en este momento al leer tu insensata columna.

    Por último… solo contarte que una persona no es suicida… cometió o murió por suicidio… así como las personas mueren de cancer y no son cancerosos.

    • 1. Por qué no puedo juzgar? Porque no soy dios? Acaso no juzgamos todo el dia todo el tiempo? Acaso no juzgamos al violador, asesino, ladron? Acaso no me juzgas tu por mi columna? Es muy facil aferrarse a ese fundamento de “quien eres tu para juzgar”, es bien facil porque es comun hacerlo y escuharlo, sin embargo dejame decirte que creo que asi como tengo el derecho a opinar tambien tengo el derecho a juzgar, porque al emitir una opinion lo que estas haciendo es juzgar, te guste o no la palabra “juzgar”.

      2. Por qué una persona con cancer no es un canceroso? Mi padre murio de cancer, y si, era canceroso. Asi como el que tenia lepra era un leproso. No por eso dejaba de ser humano.

      3. Lamento infinitamente tu perdida, porque se lo que es perder a un papa, y lamento que tengas que cargar con ese peso y el estigma del suicidio, pero yo no cree ni el concepto ni el fenómeno, ni mucho menos las apreciaciones que tiene la gente acerca el fenomeno.

      4. Por qué mi columna es la insensata? Por tocar un tema tabu? Un tema que justo a ti te toca la fibra y te revive ese dolor? Por estar 100% de tu parte y de tu dolor y de tu trauma o sufrimiento y no estar de parte del acto suicida que comete quien se mata? Por eso es insensata mi columna? Si eso es ser insensato entonces me quedo tranquilo, porque tu comentario refuerza aun mas mi idea, la idea de el que sufre es el que se queda, porque el quien murio muerto esta.

      5. Perdon si te insulte (indirectamente por supuesto) y si sentiste una falta de respeto mi insensata columna.

      • En verdad eres psicólogo?
        La liviandad de tus palabras y tu falta de criterio me deja sin palabras.

        Comparas a una persona que comete suicidio con un delincuente?? Los colocas al mismo nivel?? Te parece pertinente?
        No voy a entrar en una discusión contigo respecto a qué es juzgar. Confía en esta pasada, que por mi desempeño profesional, tengo mucha mas experiencia que tú en eso.
        Por otro lado, creeme que soy el primero en poner el tema en el tapete, para mi no es tabú. Te podría mostrar al menos 10 correos electrónicos (recepcionados) por canales de televisión para que cubran reportajes del tema.

        No puedo creer que un sicólogo, profesional que estudió al menos 5 años en la universidad para ayudar a las personas, hable de “tocar la fibra”…. lo lamento por tus pacientes, que cada vez que se angustien, les dirás “te tocaron la fibra”. Ojalá seas sicólogo organizacional.

        Tu ignorancia te impide vislumbrar que el suicidio es un acto y no una enfermedad. Un “suicida” no muere después de haber estado 5 años con “suicidio”, como si lo hace quien padece de cáncer. Te desafío a que me muestres un solo certificado de defunción que tenga como causa de muerte “Suicidio”. Quien muere atropellado, no muere por atropellamiento.

        Claramente no creaste el concepto, no eres tan sagaz para hacerlo. Tampoco creaste la percepción que tiene la gente, pero no ayudas en absoluto a reversar esa situación. (Si fueras arquitecto daría lo mismo, pero lamentablemente eres sicologo).

        Por último, te cuento que tu columna me ofendió tanto como tu respuesta. Claramente no tienes una pluma bendita para ser acertivo con tus comentarios.

      • 1. Quién comparó a un suicida con un asesino? La relación fue el hecho de porqué si diariamente juzgamos a un asesino no podemos juzgar cualquier otra cosa? o según tu solo hay algunas cosas que podemos juzgar y otras no? Si entendiste que puse en el mismo nivel a un asesino y a un suicida es falta de comprensión, y ahí amigo mio el problema ya no es mío.

        2. Cual es el problema de decir “te tocaron la fibra”? Qué es lo que te duele de eso? Como le debo decir a un paciente cuando este angustiado? “veo que esto te afecta mucho”? tu me vas a enseñar a hacer acto reflejo? en serio?

        3. Según información dispuesta por la Organismo Mundial Salud
        (OMS) se calcula que un millón de personas mueren por día a causa del suicidio. Para el caso de Chile, entre las causas de muerte no natural el suicidio es la segunda causa de muerte (…) un total de
        1.912 personas falléce por lesiones auto infligidas intencionalmente (28,5%) (*). Si murió por causa violenta (accidente, homicidio, suicidio, envenenamiento u otra causa no natural) (2*)

        3.1 Creo que en este punto queda más que claro que las personas SI mueren por suicidio, te duela en lo profundo creerlo. El suicidio SI es una causa de muerte, no lo digo yo, lo dice la OMS, el SML, y otros símiles internacionales.

        3.2 Certificado de Defunción por Suicidio. http://1.bp.blogspot.com/_H7pUwoGsUAc/S7o8JeezwfI/AAAAAAAABAY/cr_r4KpzobA/s1600/certificado.jpg

        3.3 Quien muere atropellado no muere de “atropellamiento”, pero si se identifica como “Causa violenta” o “Por atropello”

        4. Por mucho que has tratado de atacarme, de disminuirme como profesional, como psicólogo y como columnista, creo que no has logrado en ningún momento argumentar que estoy equivocado en lo que escribí, a pesar que no afirme nada, simplemente toque un tema ya tocado, centrandome en el dolor de quienes quedan vivos. En el dolor que sientes tu.

        5. Si, soy psicólogo organizacional.

        6. Quisiste dejarme como ignorante y tu como un experto en el tema del suicidio. Te cuento que no por ser hijo de alguien que se suicido eres experto, asi como yo no soy un oncólogo.

        7. Trata de defender tu punto, y no atacar el mío.

        *http://www.sml.cl/proyectos/estadistica/documentos/SUICIDIO_EN_CHILE_2000-2008.pdf
        *2 http://www.bcn.cl/leyfacil/recurso/defunciones

  6. Jonathan,

    No se trata de lo que le dices a Cristóbal (que personalmente me parece insólito), sino cómo lo dices. Un sicólogo sin empatía, qué des-gracia. Eres profundamente ofensivo, narciso (deja ese yo de lado, por favor) y poco comprensivo. Me aterran profesionales como tú. No se trata de ver el dedo que apunta, sino hacia dónde apunta. Lee entre líneas. Sé sagaz, astuto. Menos argumentos organizados en números, más perspectiva y criterio. Perdiste la oportunidad de demostrar que eres un buen sicólogo al decir “y ahí amigo mio el problema ya no es mío”. ¿Y sabes que es lo que me tranquiliza? Que este diario es abierto, y una vez que rompes la almohada ya no puedes controlar el alcance de las plumas.

    • Tienes toda la razón Nina. Probablemente me equivoqué en la forma en que transmití el mensaje. Probablemente todo se hubiera evitado con otro título y tal vez el problema cayo en que escribí lo que escribí poniéndome en el lugar de quien queda y no quien se va, lo cual es extraño, porque Cristobal es quien quedó y aún así se ofendió profundamente, lo cual por otra parte me hace sentir que no estoy muy lejos de la verdad cuando digo que quien queda queda dañado.

      No voy a opinar respecto a las descalificaciones que haces hacia mi como profesional. Creo que no va a lugar, pero en fin. Te dejo invitada a que leas mis otras columnas y así tal vez te des cuenta de que no soy un ser insensible y poco empático.

      Hasta una próxima.

  7. Pues tengo muchos motivos para suicidarme. Fui maltratado en el colegio, fui maltratado por mis padres, he tenido problemas con el alcohol, soy adicto a las prostitutas, pertenecí a una secta, tengo una enfermedad crónica, he tenido depresiones, problemas psicológicos, etc… pero quizá lo peor: vivimos en una sociedad de manipuladores donde forzosamente todo el mundo quiere que te conviertas en un “esclavo de la sociedad”. Todos los “grupos” (ya sea tu familia, los colegios, tu ambiente de trabajo, una secta, tu grupo de amigos, los psicólogos, los psiquiatras, en definitiva, cualquier grupo de personas…) pretende encerrarte en una serie de conceptos y comportamientos para convertirte en un “esclavo” de esos grupos. Y definitivamente, tenemos el grupo más grande: la sociedad. Todos te dicen lo que tienes que hacer, lo que no tienes que hacer, te dan órdenes, te dan instrucciones, y utilizar el miedo, la culpabilidad y toda clase de técnicas de manipulación para convertirte en un “esclavo” de su sistema. Nadie respeta tus verdaderos deseos, nadie te enseña a ser libre, nadie respeta tu libertad. Y es absolutamente imposible vivir sin ser “esclavo” de algún grupo. En mi caso, soy esclavo de mi familia. Dependo económicamente de ellos, y tengo que soportar sus intentos de manipulación día tras día. Cuando único me siento libre, es cuando voy a lugares apartados y estoy rodeado de la naturaleza. Ahí me siento libre, pero tarde o temprano tengo que regresar al calvario. Y forzosamente tienes que depender de algún grupo, con el tiempo me he dado cuenta de que cuando he buscado ayuda en psicólogos, psiquiatras, sectas,… ó cuando salía con mis amigos, lo que buscaba era salir de la esclavitud de mi familia para meterme en otra esclavitud. Mis amigos pretendían que les oliera el culo, los psicólogos pretendían modificar mi forma de pensar, los psiquiatras querían convertirme en un adicto a los psicofármacos, la secta pretendía dirigir mi vida. Y al final, te das cuenta de que tienes que ser esclavo de “algo”. Y lo más gracioso de todo, es que todos los grupos actúan igual. En el momento en el que tú te das cuenta que estás siendo controlado y quieres abandonar el grupo, todos te dicen que “estás paranoico”, que “estás loco”, etc… Pero, ¿qué demonios? ¿o me convierto en un esclavo sumiso ó estoy paranoico? ¿qué mierda es esta? ¿soy un “paranoico” por querer ser libre? Incluso aunque hayas aprendido a ser libre de todo, tienes necesidades básicas (comer, agua, sexo,…). Y ahí tienes que caer en algún tipo de esclavitud del “dios” de la sociedad: el dinero. Necesitas comida ó dinero para comer, agua ó dinero para beber, novia ó pagar a una prostituta. Estás condenado a ser un esclavo de algo, incluso en mis salidas a lugares apartados de la naturaleza, soy un esclavo de los medios de transporte que me llevan hasta allí y a los que tengo que pagar. ¿Cuál es la libertad? No existe. Incluso si consiguieras un trabajo, serías un esclavo de los cuatro cabrones que están gobernando. La sociedad de hoy en día está tan horriblemente enferma que no hay manera de ser totalmente libre, solo lo puedes imaginar: eso que tanto me he imaginado de vivir en una casita en una playa desierta, con una huertas con cosas plantadas y criando animales para poder sobrevivir, y con una novia que te ame caminando desnudos por la arena. Ya la sociedad ni siquiera sabe lo que es el amor, todos están locos, han transformado el amor en un juego de poder, de a ver quién puede más, de a ver quién controla al otro. Y el problema es que están todos tan jodidamente enfermos que terminan enfermándote a ti.

    Cuando entro en estados de sufrimiento extremo (provocados por todos los maltratos y toda la manipulación que he recibido por parte de la sociedad), me dan ganas de suicidarme. Pero cuando estoy muy, muy, muy mal, siempre aparecen esos mecanismos de defensa. Estás sufriendo tanto, tanto, tanto, que no puedes más, y ahí de repente dejas de sufrir y te sientes alegre, sientes algo en la parte superior de la cabeza, ves los colores más vivos, oyes mejor los sonidos, sientes como si fueras invisible, vas caminando por la calle y parece como si no existieras, y ahí te sientes totalmente libre de todo. Pero tarde o temprano ese estado desaparece, la gente vuelve con sus intentos de manipulación, incluso tu propia mente vuelve a recordarte mierdas del pasado para devolverte al sufrimiento, que empieza de forma sutil y termina nuevamente siendo intenso, insoportable… hasta que el sufrimiento es tanto que vuelves a plantearte el suicidio, y hasta que vuelves otra vez al estado de libertad que mencioné antes y vuelta a empezar.

    ¿Para qué seguir viviendo?¿Tiene sentido seguir viviendo? En esta jodida asquerosidad de mundo, ¿realmente tiene lógica estar vivo? Vas a morir, tarde ó temprano vas a morir, ¿por qué no morir ya en lugar de seguir viviendo esta vida de irracionalidad? Y hasta eso: la muerte. Quizá sea el único instante en el que puedas ser libre en toda esta maldita existencia. Una vez vi un capítulo de House en el que House le preguntaba a un preso: “¿por qué te intentaste suicidar?”. Y el preso contestó: “En esa cárcel me dicen cuando me tengo que vestir, cuando tengo que ir al baño, cuando tengo que comer, cuando tengo que dormir… quería controlar algo de mi vida: cuando morir…”.

    Y así es. Ya que no puedes vivir libre, quizá tengas la oportunidad de morir libre. No de morir en una mierda de hospital rodeado de robots manipulados por el sistema sanitario (médicos, enfermeros, auxiliares, y toda esa mierda), ni rodeado de tus familiares que nunca han estado ahí cuando más lo necesitabas, pero que cuando te vayas a morir seguro que son los primeros en estarte agobiando a tu alrededor y en llorar en tu funeral. No, morir libre, morir siendo libre, rodeado de la naturaleza, rodeado de la vida, estando alejado de cualquier porquería que el ser humano haya podido fabricar. Dejar de ser un “ser humano” y ser parte de la naturaleza. Morir quizá sea la única manera de ser libre en este mundo de enfermos y manipuladores.

    Cuando muera la basura que la sociedad creó dentro de ti, empezarás a vivir. Lo que no sé, es si esa basura podrá morir algún día, al menos antes de que tengo que morir yo mismo para que esa basura muera.

    Saludos.

  8. Genial.. pienso sin embargo que el humano siempre será complejo.. y las muchas respuestas que querramos darle al porqué de esta decisión solo está en los protagonistas. En mi caso, me parece de muy mal gusto que se suiciden en un sitio público causando traumas, y segundo no siempre los suicidios son por las causas que mencionas.
    En mi caso he decidido viajar a un lugar inhóspito lejos de civilización sin dejar señales ni deudas… el motivo es porque aún siendo joven he vivido feliz siempre y tuve la dicha de conocer muchas cosas de la vida, estuve decepcionada y orgullosa de mí… sin embargo hay un sinsabor en mí a cerca de la vida.. pensé mucho y dije: no me gusta estar así sin saber a que tipo de humano se necesita … ser al estilo Teresa de Calcuta o Robert Kiyosaki.. no me quejo de mi vida porque me esforcé por equilibrar casi todo.. pero no puedo ser hipócrita conmigo y deseo dejar este maravilloso camino incógnito para saber qué pasará. Es penoso también pero quiero decidirlo así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s